vitaminas c
Última actualización: 29 mayo, 2021

Nuestro método

28Productos analizados

20Horas invertidas

35Estudios evaluados

95Comentarios recaudados

Aunque la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, se descubrió en el siglo XVII, el papel exacto de este nutriente en la biología y la salud humanas sigue siendo un misterio. Son numerosas las afirmaciones y controversias sobre sus beneficios. La vitamina C es una de los nutrientes hidrosolubles más importantes.

Es esencial para la biosíntesis del colágeno, la carnitina y los neurotransmisores. Los seres humanos no pueden sintetizar el ácido ascórbico debido a la falta de una enzima gulonolactona oxidasa. Por lo tanto, el ácido ascórbico tiene que ser complementado, principalmente, a través de frutas, verduras y comprimidos.




Lo más importante

  • La vitamina C es un componente esencial para nuestro organismo. Es una sustancia necesaria para el crecimiento normal y la salud de células y tejidos. El hombre no puede producirla por sí mismo, por lo que necesita ingerirla vía alimentos o suplementos.
  • Una dosis de vitamina de hasta 1000 mg cubre hasta el 1250% de nuestras necesidades diarias. No presenta casi ninguna contraindicación, salvo en personas con mayor sensibilidad estomacal.
  • Una carencia de vitamina C puede provocar enfermedades graves, como el escorbuto.

Las mejores vitaminas C 1000 mg del mercado: nuestras recomendaciones

Nuestra selección de productos incluye a los cuatro mejores suplementos de vitamina C disponibles en el mercado. Hemos tenido en cuenta factores como la calidad, el precio y las opiniones de los compradores, a la hora de elaborar una lista compuesta con los más destacados.

La mejor vitamina C 1000 mg en cápsulas

La Vitamina C 1000 mg Solgar, en cápsulas vegetales, es el mejor suplemento de vitamina C del mercado. De hecho, Solgar es una empresa líder en la producción de suplementos desde hace muchos años. La dosis de 1000 mg, de liberación lenta, es perfecta para una absorción distribuida a lo largo del día.

Estas cápsulas, de origen vegetal, también son aptas para veganos y kosher. Las 100 unidades permiten completar un ciclo completo de suplemento de ácido ascórbico. Sobre el cual los usuarios han dado opiniones muy positivas sobre su eficacia y beneficios.

La mejor vitamina C 1000 mg efervescente

El mejor suplemento de vitamina C de 1000 mg es Leotron. Además de este nutriente, incluye 10 mg de zinc y 55 microgramos de selenio, así como edulcorante. Estos contrarrestan el sabor ligeramente ácido de la vitamina.

El paquete incluye 36 comprimidos efervescentes, que deben tomarse por la mañana. Los usuarios valoran muy positivamente este producto, por su agradable sabor y también porque no es necesario ingerir ningún comprimido.

La mejor vitamina C en polvo

La vitamina C 1000 mg en polvo, de la marca Tudimo, es la mejor vitamina C en polvo del mercado. Su formato XL permite una dosificación prolongada de 16 meses para una persona, o de 4 meses para una familia de 4 miembros.

Evidentemente, la ventaja de tomar vitamina C en polvo es que se pueden elegir diferentes dosis. Aunque esto lleve un poco más de tiempo que tomar un simple comprimido. Sin embargo, los usuarios valoran muy positivamente este producto tanto por sus beneficios como por su agradable sabor.

La mejor vitamina C por su relación calidad-precio

La Vitamina C 1000 mg de 180 comprimidos veganos con Bioflavonoides y Rosa Mosqueta, de la marca Weight World, es la mejor en su relación calidad-precio. La adición de los dos ingredientes mencionados contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunológico, favoreciendo la reducción del cansancio y la fatiga.

El tamaño, al igual que el de otros comprimidos de suplementos, puede ser un poco grande para todos aquellos que tienen dificultad para tragar. Por lo que se puede dividir en dos partes para una ingesta más fácil. Tiene todas las características de los suplementos más caros y los consumidores le dan muy buenas valoraciones.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la Vitamina C 1000 mg

La vitamina C, o ácido ascórbico, es una de las sustancias más utilizadas en los complementos alimenticios, gracias a su versatilidad. En esta guía de compra, hemos seleccionado las preguntas más comunes sobre la vitamina C. Para que puedas tener una visión clara en el momento de tu elección.

resfriado

Tener buenos niveles de vitamina C ayuda durante y después de un resfriado (Fuente: Andrea Piacquadio 3960031/ Pexels)

¿Qué alimentos pueden permitirme alcanzar una dosis de vitamina C de 1000 mg?

La vitamina C es vital para el sistema inmunitario, el tejido conjuntivo, la salud del corazón y los vasos sanguíneos y otras muchas funciones importantes. Aunque los cítricos pueden ser la fuente más famosa de vitamina C, una gran variedad de frutas y verduras son ricas en esta vitamina. Pueden, incluso, superar las cantidades encontradas en aquellos.

Comiendo algunos de los alimentos sugeridos cada día, tus necesidades deberían estar cubiertas. Una dieta rica en vitamina C es un paso esencial hacia la buena salud y la prevención de enfermedades (3).

Mg de vitamina C por 100 gramos
Ciruela de Kakadu 5,300 mg
Cerezas Acerola 1644 mg
Escaramujo 426 mg
Chiles 242 mg
Guayabas 228 mg
Pimientos amarillos dulces 183 mg
Grosellas negras 181 mg
Tomillo 160 mg
Perejil 133 mg
Mostaza Espinacas 130 mg
Col rizada 120 mg
Kiwis 93 mg
Brócoli 89 mg
Coles de Bruselas 85 mg
Limones 77 mg
Lichis 72 mg
Caquis americanos 66 mg
Papaya 62 mg
Fresas 59 mg
Naranjas 53 mg

¿Cuáles pueden ser los beneficios de la vitamina C 1000 mg?

La vitamina C es un nutriente esencial, pero el cuerpo no puede producirla. Tiene muchas funciones y se ha relacionado con impresionantes beneficios para la salud. Aunque se suele aconsejar que la ingesta de vitamina C provenga de los alimentos, muchas personas recurren a los suplementos para satisfacer sus necesidades.

En general, las investigaciones actuales sugieren que la deficiencia de vitamina C se asocia a un mayor riesgo de mortalidad por ECV (Episodio Cerebrovascular). Por lo que su consumo puede mejorar ligeramente la función endotelial y los perfiles lipídicos en algunos grupos. Especialmente en aquellos con niveles bajos de vitamina C en plasma (4, 5).

Ventajas
  • Contribuye a la defensa inmunitaria
  • Favorece la función de barrera epitelial contra los patógenos
  • Promueve la actividad de eliminación de oxidantes de la piel
  • Reduce el riesgo de infecciones
  • Ayuda a reducir la hipertensión
  • Aumenta el mecanismo de absorción del hierro
Desventajas
  • Puede causar diarrea
  • Puede causar gastritis

¿Quiénes deben tomar un suplemento de vitamina C 1000 mg?

Los suplementos de vitamina C pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud. Aunque tomar vitamina C es muy recomendable para todas las personas, hay algunos tipos de personas que la necesitan más que otros (6):

  • Los que necesitan fortalecer el sistema inmunológico: Los que están sometidos a altos niveles de estrés, ya que estos debilitan el sistema inmunológico (7).
  • Los que entrenan a ritmos elevados: Los cuales son propensos a una disminución de las defensas inmunitarias en el post entrenamiento (8).
  • Los que necesitan mantener controlada la presión cardíaca: Los estudios muestran una correlación positiva entre la ingesta de vitamina C y la posible prevención de enfermedades cardiovasculares (9).
  • Los que padecen deficiencia de hierro: El simple consumo de 100 mg de vitamina C puede mejorar la absorción de hierro en un 67% (10).
  • Las mujeres embarazadas: Durante esta etapa, todas las vitaminas constituyen un recurso fundamental para el desarrollo del feto y el bienestar de la madre, por lo que su correcto aporte es esencial durante la gestación. La vitamina C, presente sobre todo en los cítricos y los kiwis, favorece la absorción intestinal del hierro y contribuye a la síntesis del colágeno, componente de los huesos y los cartílagos (11).

¿Qué tipos de suplementos de vitamina C 1000 mg existen?

Por un lado, no hay diferencias entre obtener la vitamina C a través de los alimentos o hacerlo vía suplementos. No obstante, cuando se ingiere con los alimentos encontramos sustancias que modulan su actividad biológica y su biodisponibilidad. Como los flavonoides y las vitaminas (carotenoides, B1, B2, PP).

Existen suplementos de vitamina C combinada con zinc, magnesio, vitamina D y otros elementos. Obviamente, tomar otros nutrientes junto a dicha vitamina también es positivo para nuestro organismo. De esta forma, podremos priorizar aquellos suplementos que incorporan nutrientes de los cuales carecemos (12, 13, 14).

¿Pueden los suplementos de vitamina C 1000 mg curar o prevenir el resfriado?

El mito de que una ingesta muy elevada de vitamina C reduce drásticamente la susceptibilidad a sufrir resfriados tiene su origen en las teorías de Linus Pauling. Según su investigación, una ingesta diaria de vitamina C de 2.3 g puede reducir la incidencia de resfriados en aproximadamente un 45% (18, 19).

Lamentablemente, a lo largo de los años, la comunidad científica ha negado su hipótesis, relativizando en gran medida los resultados y beneficios. A su vez, se ha establecido que una ingesta elevada de vitamina C es incapaz de prevenir el resfriado común. Por lo tanto, no se justifica una implementación diaria tan elevada (20, 21).

Sin embargo, un meta-análisis reciente llegó a la siguiente conclusión: la combinación de una pequeña dosis diaria, a largo plazo, de vitamina C (no más de 1 g / día) para apoyar la inmunidad. Y una dosis más alta de esta vitamina al inicio del resfriado común (por lo general 3 -4 g / día), es capaz de reducir la duración media de la enfermedad (22).

En cuanto a los atletas, el entrenamiento diario de alta intensidad se ha asociado con alteraciones inmunológicas transitorias, condiciones inflamatorias y una mayor susceptibilidad a las infecciones. La administración de suplementos de vitamina C puede reducir la incidencia de resfriados en aproximadamente en un 50% (23, 24, 25).

La administración de vitamina C no disminuye la incidencia media de los resfriados en la población general. Pero reduce a la mitad el número de resfriados en personas físicamente activas. La administración regular de este nutriente ha acortado la duración de los resfriados, lo que indica un efecto biológico.

Sin embargo, el papel de la vitamina C en el tratamiento del resfriado común no está claro (26).

competición

La vitamina C juega un papel importante para todos los deportistas (Fuente: Run 4 FFWPU 2168292/ Pexels)

¿Es posible consumir vitamina C 1000 mg en exceso?

La vitamina C tiene un excelente perfil de seguridad, principalmente debido a su alta solubilidad en agua y a la rápida eliminación de los niveles excesivos por los riñones. Aunque no es posible establecer un límite máximo de ingesta para la vitamina C, algunos países han sugerido valores de 1.500-2.000 mg/día como límites prudentes (27, 28).

Dado que la vitamina C se convierte, parcialmente, en oxalato y se excreta en la orina, dosis elevadas podrían estar asociadas a la formación de cálculos de oxalato de calcio. Un estudio correlacionó de forma significativa la ingesta elevada de vitamina C con un mayor riesgo de cálculos renales incidentes en los hombres, pero no en las mujeres (29, 30).

¿Qué contraindicaciones tienen los suplementos de vitamina C 1000 mg?

La vitamina C pertenece al grupo de las vitaminas hidrosolubles. Esta característica impide que el organismo almacene reservas de este nutriente a largo plazo. No obstante, puede limitar los riesgos de sobredosis y los efectos secundarios de un suplemento específico. Hay algunos que deben tenerse en cuenta:

  1. Vitamina C y cálculos renales: No se ha demostrado ninguna asociación entre su ingesta y la incidencia de cálculos renales en las mujeres. Pero la ingesta elevada de esta vitamina (>1000 mg/día) lleva a un mayor riesgo de cálculos en los hombres, en comparación con una ingesta de 90 mg/día.
  2. La vitamina C y la hemocromatosis: La vitamina C aumenta la absorción intestinal del hierro alimentario, manteniéndolo en el estado reducido Fe2 + y evitando su oxidación en la forma menos biodisponible Fe3 +. Aunque este aspecto es especialmente ventajoso para la población en general, puede causar daños a quienes padecen hemocromatosis u otros trastornos de sobrecarga de hierro.
  3. Vitamina C y gastritis: Debido a su acidez, la vitamina C puede ser mal tolerada en el estómago, especialmente por los sujetos que padecen gastritis y acidez estomacal. Sin embargo, sobre todo cuando se toma en dosis especialmente generosas (> 2 gramos / día), el ácido ascórbico puro puede provocar molestias estomacales y diarrea (34, 35).

Criterios de compra

Existe un gran número de suplementos de vitamina C 1000 mg disponibles en el mercado. Nuestros criterios de compra pueden ayudarte a delimitar tu búsqueda y encontrar el suplemento perfecto para ti. Te recomendamos consultar a tu médico antes de avanzar en la compra de cualquier suplemento vitamínico.

Interacciones farmacológicas

Algunas pruebas sugieren que tomar vitamina C con el antibiótico tetraciclina puede aumentar los niveles de este medicamento. Y disminuir los efectos de la vitamina en el organismo. Otros antibióticos de la misma familia son la minociclina (Minocin) y la doxiciclina (Vibramycin).

Algunos estudios apoyan la hipótesis de que la administración de suplementos de vitamina C durante el tratamiento del cáncer puede afectar negativamente a la respuesta terapéutica. Estos estudios aún deben seguir desarrollándose (36).

Alérgenos

La vitamina C es una vitamina muy saludable, que rara vez provoca alergias. De hecho, actúa como un antihistamínico natural y puede utilizarse para reducir las dosis de la forma medicinal. Contribuye al metabolismo de algunos aminoácidos como la fenilalanina y la tirosina, que se convierten en hormonas.

Sin embargo, un consumo exagerado de ácido escorbútico puede provocar diarrea, náuseas, vómitos, dolor abdominal y dispepsia. En el caso de una reacción alérgica, puede incluso provocar un shock anafiláctico. En caso de consumo excesivo o de alergia, es imprescindible ponerse en contacto con un médico.

vitamina c en citricos

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una sustancia necesaria para el crecimiento normal y la salud de las células y los tejidos. (Fuente: freestocks: xSGCbGYQtO4/ unsplash)

Nutrición vegana o vegetariana

La vitamina C es un producto de origen vegetal, por lo que es especialmente fácil encontrar productos 100% vegetarianos o veganos. La parte que podría ser de origen animal, o sus derivados, es solamente la cápsula.

No obstante, se recomienda prestar atención y revisar bien la etiqueta para que se respeten todas las características correspondientes a la nutrición vegana o vegetariana. Hay que tener en cuenta que estas condiciones no significa que se pueda superar la dosis recomendada por la etiqueta.

Forma de administración

Nuestro cuerpo puede absorber casi al 100% la dosis de vitamina C que le administramos y, cuanto mayor sea, menor será la cantidad absorbida. Hay varias formas de administración y te las vamos a presentar para que entiendas mejor:

  • Comprimido: Es posible tomar la vitamina C en comprimidos para tragar. Las cápsulas de 1000 mg tienen una liberación lenta durante el día, por lo que un comprimido al día es suficiente.
  • Efervescente: La vitamina C se encuentra, también, en comprimidos efervescentes para disolver en agua (que suelen tener un agradable sabor a cítrico). Son excelentes para empezar el día con un buen desayuno.
  • Ampollas: Contienen el compuesto ya líquido. Se bebe directamente sin añadidos, y es una forma muy recomendable de tomarlo.
  • Polvo: Es un sistema de administración más complejo, ya que debe disolverse con un líquido, aunque permite tomar la cantidad de proteína que se desee.
  • Vía intravenosa: Es una administración que se practica en caso de enfermedades particulares.

Al igual que muchos otros suplementos, hay que conservar el envase en lugares no demasiado calientes y alejados de la luz solar. La vitamina C se conserva bien, incluso durante periodos medianos o largos, aunque es esencial comprobar siempre la fecha de caducidad.

Combinación con otros suplementos

Una de las principales características de la vitamina C es que puede combinarse con muchos otros componentes. Con el fin de obtener resultados mejores y más específicos para nuestro organismo.

Vitamina C + Beneficios
Vitamina E Previene los fenómenos oxidativos, defiende al organismo de los radicales libres y puede reducir el riesgo de tumores.
Vitamina D Fundamental en la formación y mineralización de los huesos y participa en la regulación de la homeostasis del calcio
Zinc Tiene propiedades antioxidantes y desempeña un papel clave en el metabolismo de los macronutrientes, el funcionamiento neurológico y la reproducción.
Colágeno Fortalece los vasos sanguíneos, la piel, los músculos y los huesos. El ser humano no puede crear colágeno sin vitamina C.
Magnesio Contribuye al buen funcionamiento del sistema cardio-circulatorio regulando los latidos del corazón y la presión. Garantiza la solubilidad del calcio en la orina, contrarrestando la formación de cálculos renales.
L-carnitina Es esencial en la producción de energía, transportando los ácidos grasos a las mitocondrias de las células. En particular, este mineral ayuda a contrarrestar el estrés oxidativo que provoca el envejecimiento

Resumen

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una sustancia necesaria para el crecimiento normal y la salud de las células y los tejidos. Por desgracia, no es posible almacenarla en el organismo, ya que al ser una vitamina hidrosoluble, el cuerpo la elimina fácilmente a través de la orina. Por lo tanto, la cantidad óptima debe alcanzarse mediante su ingesta regular con la dieta o a través suplementos.

La vitamina C desempeña muchas funciones importantes en el organismo y su carencia puede reducir la capacidad de combatir infecciones y curar heridas. Para evitar una deficiencia de esta vitamina, existen muchos suplementos de 1000 mg. Una cantidad superior a nuestras necesidades, pero que nos beneficiará durante todo el día.

Esperamos que este artículo te haya sido útil y, si te ha gustado, ¡deja un comentario y compártelo!

(Fuente de la imagen destacada: Diana Polekhina: v0ZjnfxnP60/ unsplash)

Referencias (35)

1. Akhilender Naidu K. Vitamin C in human health and disease is still a mystery? An overview. Nutrition Journal [Internet]. 2003 [cited 6 May 2021];2(7). Available from: https://link.springer.com/article/10.1186/1475-2891-2-7/#citeas
Fuente

2. M Levine, C Conry-Cantilena, Y Wang, R W Welch, P W Washko, K R Dhariwal, J B Park, A Lazarev, J F Graumlich, J King, L R Cantilena. Vitamin C pharmacokinetics in healthy volunteers: evidence for a recommended dietary allowance. Proceedings of the National Academy of Sciences Apr 1996, 93 (8) 3704-3709; DOI: 10.1073/pnas.93.8.3704
Fuente

3. 20 Foods That Are High in Vitamin C, Healthline
Fuente

4. Moser M, Chun O. Vitamin C and Heart Health: A Review Based on Findings from Epidemiologic Studies. International Journal of Molecular Sciences [Internet] 2016;17(8):1328.
Fuente

5. Carr A, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients [Internet] 2017;9(11):1211
Fuente

6. Huijskens MJ, Walczak M, Koller N, Briedé JJ, Senden-Gijsbers BL, Schnijderberg MC, Bos GM, Germeraad WT. J Leukoc. Technical advance: ascorbic acid induces development of double-positive T cells from human hematopoietic stem cells in the absence of stromal cells. Biol. 2014 Dec;96(6):1165-75.
Fuente

7. Pham-Huy LA, He H, Pham-Huy C. Free radicals, antioxidants in disease and health. Int J Biomed Sci. 2008 Jun;4(2):89-96. PMID: 23675073; PMCID: PMC3614697.
Fuente

8. Effects of Intensive Exercise Training on Immunity inAthletes. Int J Biomed Sci., 2008 Jun;4(2):89-96.
Fuente

9. Knekt P, Ritz J, Pereira MA, O'Reilly EJ, Augustsson K, Fraser GE, Goldbourt U, Heitmann BL, Hallmans G, Liu S, Pietinen P, Spiegelman D, Stevens J, Virtamo J, Willett WC, Rimm EB, Ascherio A. Antioxidant vitamins and coronary heart disease risk: a pooled analysis of 9 cohorts. Am J Clin Nutr. 2004 Dec;80(6):1508-20.
Fuente

10. L. Hallberg, L. Hulthén. Prediction of dietary iron absorption: an algorithm for calculating absorption and bioavailability of dietary iron. The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 71, Issue 5, May 2000, Pages 1147–1160
Fuente

11. A. Rumbold, E. OtaChie N. Sadequa, S. Caroline, A. Vitamin C supplementation in pregnancy. Crowther. Cochrane Reviews, 29 September 2015.
Fuente

12. S.M. Zhang, M.A. Hernán, H. Chen, D. Spiegelman, W.C. Willett, A. Ascherio, Intakes of vitamins E and C, carotenoids, vitamin supplements, and PD risk, . Neurology Oct 2002, 59 (8) 1161-1169; DOI: 10.1212/01.WNL.0000028688.75881.12
Fuente

13. William J Evans, Vitamin E, vitamin C, and exercise, The American Journal of Clinical Nutrition. Volume 72, Issue 2, August 2000, Pages 647S–652S,
Fuente

14. G. Pocobelli, U.Peters, A. R. Kristal, E. White. Use of Supplements of Multivitamins, Vitamin C, and Vitamin E in Relation to Mortality. American Journal of Epidemiology, Volume 170, Issue 4, 15 August 2009, Pages 472–483
Fuente

15. F. Czerwinski, Oxidation Characteristics of Magnesium. Alloys. JOM 64, 1477–1483 (2012).
Fuente

16. Vitamina D e cancro metastatico. Fondazione Umberto Veronesi.
Fuente

17. Saul R. Powell, The Antioxidant Properties of Zinc, The Journal of Nutrition, Volume 130, Issue 5, May 2000, Pages 1447S–1454S
Fuente

18. Pauling L. Evolution and the need for ascorbic acid. Proc Natl Acad Sci U S A (1970) 67:1643–8. doi: 10.1073/pnas.67.4.1643
Fuente

19. Pauling L. The significance of the evidence about ascorbic acid and the common cold. Proc Natl Acad Sci U S A (1971) 68:2678–81 doi: 10.1073/pnas.68.11.2678
Fuente

20. Allan GM, Arroll B. Prevention and treatment of the common cold: Making sense of the evidence. CMAJ (2014) 186:190–99. doi: 10.1503/cmaj.121442
Fuente

21. Hemilä H. Vitamin C supplementation and the common cold - Was Linus Pauling right or wrong? Int J Vitam Nutr Res (1997) 67:329–35.
Fuente

22. 128. Ran L, Zhao W, Wang J, Wang H, Zhao Y, Tseng Y, et al. Extra Dose of Vitamin C Based on a Daily Supplementation Shortens the Common Cold: A Meta-Analysis of 9 Randomized Controlled Trials. BioMed Res Int (2018) 2018:1837634. doi: 10.1155/2018/1837634
Fuente

23. Scheffer D da L, Latini A. Exercise-induced immune system response: Anti-inflammatory status on peripheral and central organs. Biochim Biophys Acta - Mol Basis Dis (2020) 1866:165823 doi: 10.1016/j.bbadis.2020.165823
Fuente

24. 133. Simpson RJ, Campbell JP, Gleeson M, Krüger K, Nieman DC, Pyne DB, et al. Can exercise affect immune function to increase susceptibility to infection? Exerc Immunol Rev (2020) 26:8–22.
Fuente

25. Hull JH, Loosemore M, Schwellnus M. Respiratory health in athletes: facing the COVID-19 challenge. Lancet Respir Med (2020) 8:557–8. doi: 10.1016/S2213-2600(20)30175-2
Fuente

26. Hemilä H. Vitamin C and Infections. Nutrients [Internet] 2017;9(4):339
Fuente

27. Carr AC, Lykkesfeldt J. Discrepancies in global vitamin C recommendations: a review of RDA criteria and underlying health perspectives. Crit Rev Food Sci Nutr (2020) 1–14. doi: 10.1080/10408398.2020.1744513
Fuente

28. Yanase F, Fujii T, Naorungroj T, Belletti A, Luethi N, Carr AC, et al. Harm of IV High-Dose Vitamin C Therapy in Adult Patients. Crit Care Med (2020) 48:e620–8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32223303/
Fuente

29. National Health and Medical Research Council. Nutrient Reference Values for Australia and New Zealand: Executive Summary. (2006).
Fuente

30. Carr AC, Lykkesfeldt J. Discrepancies in global vitamin C recommendations: a review of RDA criteria and underlying health perspectives. Crit Rev Food Sci Nutr (2020) 1–14. doi: 10.1080/10408398.2020.1744513
Fuente

31. Traxer O, Huet B, Poindexter J, Pak CYC, Pearle MS. Effect of ascorbic acid consumption on urinary stone risk factors. J Urol (2003) 170:397–401. doi: 10.1097/01.ju.0000076001.21606.53
Fuente

32. Massey LK, Liebman M, Kynast-Gales SA. Ascorbate Increases Human Oxaluria and Kidney Stone Risk. J Nutr (2005) 135:1673–7. doi: 10.1093/jn/135.7.1673
Fuente

33. Barton JC, Edwards CQ. HFE Hemochromatosis. In: GeneReviews®. University of Washington, Seattle, Seattle (WA); 1993.
Fuente

34. Jacob, R.A. y Sotoudeh, G. (2002), Vitamin C Function and Status in Chronic Disease. Nutrition in Clinical Care, 5: 66-74. https://doi.org/10.1046/j.1523-5408.2002.00005.x
Fuente

35. Mark L. Heaney, Jeffrey R. Gardner, Nicos Karasavvas, David W. Golde, David A. Scheinberg, Emily A. Smith and Owen A. O'Connor, Vitamin C Antagonizes the Cytotoxic Effects of Antineoplastic Drugs, AACR, DOI: 10.1158/0008-5472.CAN-08-1490 Published October 2008
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Akhilender Naidu K. Vitamin C in human health and disease is still a mystery? An overview. Nutrition Journal [Internet]. 2003 [cited 6 May 2021];2(7). Available from: https://link.springer.com/article/10.1186/1475-2891-2-7/#citeas
Ir a la fuente
Artículo científico
M Levine, C Conry-Cantilena, Y Wang, R W Welch, P W Washko, K R Dhariwal, J B Park, A Lazarev, J F Graumlich, J King, L R Cantilena. Vitamin C pharmacokinetics in healthy volunteers: evidence for a recommended dietary allowance. Proceedings of the National Academy of Sciences Apr 1996, 93 (8) 3704-3709; DOI: 10.1073/pnas.93.8.3704
Ir a la fuente
Artículo científico
20 Foods That Are High in Vitamin C, Healthline
Ir a la fuente
Artículo científico
Moser M, Chun O. Vitamin C and Heart Health: A Review Based on Findings from Epidemiologic Studies. International Journal of Molecular Sciences [Internet] 2016;17(8):1328.
Ir a la fuente
Artículo científico
Carr A, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients [Internet] 2017;9(11):1211
Ir a la fuente
Artículo científico
Huijskens MJ, Walczak M, Koller N, Briedé JJ, Senden-Gijsbers BL, Schnijderberg MC, Bos GM, Germeraad WT. J Leukoc. Technical advance: ascorbic acid induces development of double-positive T cells from human hematopoietic stem cells in the absence of stromal cells. Biol. 2014 Dec;96(6):1165-75.
Ir a la fuente
Artículo científico
Pham-Huy LA, He H, Pham-Huy C. Free radicals, antioxidants in disease and health. Int J Biomed Sci. 2008 Jun;4(2):89-96. PMID: 23675073; PMCID: PMC3614697.
Ir a la fuente
Artículo científico
Effects of Intensive Exercise Training on Immunity inAthletes. Int J Biomed Sci., 2008 Jun;4(2):89-96.
Ir a la fuente
Artículo científico
Knekt P, Ritz J, Pereira MA, O'Reilly EJ, Augustsson K, Fraser GE, Goldbourt U, Heitmann BL, Hallmans G, Liu S, Pietinen P, Spiegelman D, Stevens J, Virtamo J, Willett WC, Rimm EB, Ascherio A. Antioxidant vitamins and coronary heart disease risk: a pooled analysis of 9 cohorts. Am J Clin Nutr. 2004 Dec;80(6):1508-20.
Ir a la fuente
Artículo científico
L. Hallberg, L. Hulthén. Prediction of dietary iron absorption: an algorithm for calculating absorption and bioavailability of dietary iron. The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 71, Issue 5, May 2000, Pages 1147–1160
Ir a la fuente
Artículo científico
A. Rumbold, E. OtaChie N. Sadequa, S. Caroline, A. Vitamin C supplementation in pregnancy. Crowther. Cochrane Reviews, 29 September 2015.
Ir a la fuente
Artículo científico
S.M. Zhang, M.A. Hernán, H. Chen, D. Spiegelman, W.C. Willett, A. Ascherio, Intakes of vitamins E and C, carotenoids, vitamin supplements, and PD risk, . Neurology Oct 2002, 59 (8) 1161-1169; DOI: 10.1212/01.WNL.0000028688.75881.12
Ir a la fuente
Artículo científico
William J Evans, Vitamin E, vitamin C, and exercise, The American Journal of Clinical Nutrition. Volume 72, Issue 2, August 2000, Pages 647S–652S,
Ir a la fuente
Artículo científico
G. Pocobelli, U.Peters, A. R. Kristal, E. White. Use of Supplements of Multivitamins, Vitamin C, and Vitamin E in Relation to Mortality. American Journal of Epidemiology, Volume 170, Issue 4, 15 August 2009, Pages 472–483
Ir a la fuente
Artículo científico
F. Czerwinski, Oxidation Characteristics of Magnesium. Alloys. JOM 64, 1477–1483 (2012).
Ir a la fuente
Artículo científico
Vitamina D e cancro metastatico. Fondazione Umberto Veronesi.
Ir a la fuente
Artículo científico
Saul R. Powell, The Antioxidant Properties of Zinc, The Journal of Nutrition, Volume 130, Issue 5, May 2000, Pages 1447S–1454S
Ir a la fuente
Artículo científico
Pauling L. Evolution and the need for ascorbic acid. Proc Natl Acad Sci U S A (1970) 67:1643–8. doi: 10.1073/pnas.67.4.1643
Ir a la fuente
Artículo científico
Pauling L. The significance of the evidence about ascorbic acid and the common cold. Proc Natl Acad Sci U S A (1971) 68:2678–81 doi: 10.1073/pnas.68.11.2678
Ir a la fuente
Artículo científico
Allan GM, Arroll B. Prevention and treatment of the common cold: Making sense of the evidence. CMAJ (2014) 186:190–99. doi: 10.1503/cmaj.121442
Ir a la fuente
Artículo científico
Hemilä H. Vitamin C supplementation and the common cold - Was Linus Pauling right or wrong? Int J Vitam Nutr Res (1997) 67:329–35.
Ir a la fuente
Artículo científico
128. Ran L, Zhao W, Wang J, Wang H, Zhao Y, Tseng Y, et al. Extra Dose of Vitamin C Based on a Daily Supplementation Shortens the Common Cold: A Meta-Analysis of 9 Randomized Controlled Trials. BioMed Res Int (2018) 2018:1837634. doi: 10.1155/2018/1837634
Ir a la fuente
Artículo científico
Scheffer D da L, Latini A. Exercise-induced immune system response: Anti-inflammatory status on peripheral and central organs. Biochim Biophys Acta - Mol Basis Dis (2020) 1866:165823 doi: 10.1016/j.bbadis.2020.165823
Ir a la fuente
Artículo científico
133. Simpson RJ, Campbell JP, Gleeson M, Krüger K, Nieman DC, Pyne DB, et al. Can exercise affect immune function to increase susceptibility to infection? Exerc Immunol Rev (2020) 26:8–22.
Ir a la fuente
Artículo científico
Hull JH, Loosemore M, Schwellnus M. Respiratory health in athletes: facing the COVID-19 challenge. Lancet Respir Med (2020) 8:557–8. doi: 10.1016/S2213-2600(20)30175-2
Ir a la fuente
Artículo científico
Hemilä H. Vitamin C and Infections. Nutrients [Internet] 2017;9(4):339
Ir a la fuente
Artículo científico
Carr AC, Lykkesfeldt J. Discrepancies in global vitamin C recommendations: a review of RDA criteria and underlying health perspectives. Crit Rev Food Sci Nutr (2020) 1–14. doi: 10.1080/10408398.2020.1744513
Ir a la fuente
Artículo científico
Yanase F, Fujii T, Naorungroj T, Belletti A, Luethi N, Carr AC, et al. Harm of IV High-Dose Vitamin C Therapy in Adult Patients. Crit Care Med (2020) 48:e620–8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32223303/
Ir a la fuente
Artículo científico
National Health and Medical Research Council. Nutrient Reference Values for Australia and New Zealand: Executive Summary. (2006).
Ir a la fuente
Artículo científico
Carr AC, Lykkesfeldt J. Discrepancies in global vitamin C recommendations: a review of RDA criteria and underlying health perspectives. Crit Rev Food Sci Nutr (2020) 1–14. doi: 10.1080/10408398.2020.1744513
Ir a la fuente
Artículo científico
Traxer O, Huet B, Poindexter J, Pak CYC, Pearle MS. Effect of ascorbic acid consumption on urinary stone risk factors. J Urol (2003) 170:397–401. doi: 10.1097/01.ju.0000076001.21606.53
Ir a la fuente
Artículo científico
Massey LK, Liebman M, Kynast-Gales SA. Ascorbate Increases Human Oxaluria and Kidney Stone Risk. J Nutr (2005) 135:1673–7. doi: 10.1093/jn/135.7.1673
Ir a la fuente
Artículo científico
Barton JC, Edwards CQ. HFE Hemochromatosis. In: GeneReviews®. University of Washington, Seattle, Seattle (WA); 1993.
Ir a la fuente
Artículo científico
Jacob, R.A. y Sotoudeh, G. (2002), Vitamin C Function and Status in Chronic Disease. Nutrition in Clinical Care, 5: 66-74. https://doi.org/10.1046/j.1523-5408.2002.00005.x
Ir a la fuente
Artículo científico
Mark L. Heaney, Jeffrey R. Gardner, Nicos Karasavvas, David W. Golde, David A. Scheinberg, Emily A. Smith and Owen A. O'Connor, Vitamin C Antagonizes the Cytotoxic Effects of Antineoplastic Drugs, AACR, DOI: 10.1158/0008-5472.CAN-08-1490 Published October 2008
Ir a la fuente
Evaluaciones