Última actualización: 2 septiembre, 2021

Tener la presión arterial baja, podría ser algo bueno, pero sin olvidarnos de que hay ocasiones que esta puede causar problemas graves. Por ello es importante conocer qué es lo que nos pasa y hasta qué punto esto nos afecta en nuestra salud.

En este artículo te vamos a hablar de qué es la tensión baja, conocerás todos sus síntomas, y así podrás detectar rápidamente el problema. De esta forma sabrás qué es lo que debes hacer para cuidar bien de tu salud. ¿Vamos a descubrirlo?




Lo más importante

  • La tensión se considera baja cuando esta es menor de 90 mmHg (alta) y 60 mmHg (baja).
  • Acude al médico en el momento que notes signos de fatiga, mareos o falta de concentración.
  • Tener la tensión baja no siempre significa que hay un problema, muchos la tienen de forma natural.

Lo que debes saber sobre la tensión baja

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre. Esta presión es regulada por muchos sistemas del cuerpo entre los cuales están las hormonas y los nervios.(1)

La presión baja es llamada Hipotensión, en algunas personas tener un descenso en la presión es algo normal y no padecen síntomas. Otras pueden experimentar caídas repentinas que podrían estar relacionadas con un problema de salud.

Uno de los síntomas de la baja presión es la falta de concentración. (Fuente: andrea-piacquadio: 3808057/ pexels)

¿Cuáles son los síntomas de la tensión baja?

En general la presión arterial baja no causa problemas, pero si se empieza a notar síntomas, es importante hacer un estudio de lo que los produce. Puede llegar a provocar deshidratación y trastornos de salud graves.

Por ello debes ir al médico cuando notes estos síntomas:

Síntomas
Desmayo.
Visión borrosa o que se desvanece.
Mareo o aturdimiento.
Náuseas.
Fatiga.
Falta de concentración.

¿Cuál es la causa de la tensión baja?

La hipotensión arterial sistémica puede deberse a la disfunción del acto reflejo nervioso en cualquiera de sus niveles. Las vías aferentes, incluidos los barorreceptores, los centros vasomotores centrales, las vías nerviosas eferentes de la corteza o de la médula espinal. Los nervios periféricos simpáticos, parasimpáticos y los efectores mecánicos que evitan la acumulación de sangre venosa en las venas periféricas.

Todo lo anterior ocasiona un tono arteriolar disminuido, bajo gasto cardiaco o un reflujo venoso insuficiente. También puede haber hiperproducción de acetilcolina.

Es decir, el flujo sanguíneo disminuye en algunos órganos vitales, como el cerebro y los pulmones, es en este momento es cuando se producen los mareos y demás síntomas.

Si quieres conocer las situaciones en las que podría afectar, te lo respondemos en la pregunta de “¿Quién puede tener la tensión baja?” en este artículo.

Levi D. ProcterExperto en medicina
“La presión arterial baja es la presión arterial lo suficientemente baja como para causar síntomas como mareos y desmayos. La presión arterial muy baja puede causar daño a los órganos, un proceso llamado choque.”

¿Qué valores determinan la tensión baja?

Las cifras no son exactas, y pueden variar en función de la edad, el sexo, el estado de salud y otras circunstancias. La presión se mide en milímetros de mercurio (mm Hg) (2). Los números óptimos son los siguientes:

Tensión óptima
Tensión sistólica (Alta) 120 mmHg
Tensión diastólica (Baja) 80 mmHg

Por lo que se considera tensión baja cuando los valores son menores a estas cifras:

Tensión baja
Tensión sistólica (Alta) Menos de 90 mmHg
Tensión diastólica (Baja) Menos de 60 mmHg

Recuerda que no son cifras exactas, si notas síntomas, acude al médico lo antes posible.

¿Cómo compruebo si tengo la tensión baja?

Para saber bien qué presión arterial tienes, debes utilizar un tensiómetro. Puedes ir a la farmacia o al médico, pero si lo vas a hacer desde casa aquí te cuento cómo tomarla para que los resultados sean perfectos.

  • El mejor momento para tomar la tensión es justo antes de las comidas, estando en reposo, durante al menos 5 minutos y sin haber realizado ninguna actividad física previamente. Es importante tener en cuenta no beber ni café, ni té, ni alcohol o fumado 30 minutos antes de la prueba.
  • Si tomas antihipertensivos, no te examines justo después de tomártela.
  • Elige un momento en el que no estés estresado y hazlo en una habitación que esté en silencio.
  • Comprueba que nada te apriete el brazo, déjalo reposar sobre una mesa, a la altura del corazón, con la mano hacia arriba y el brazo flexionado.
  • Ponte el tensiómetro según las instrucciones del fabricante. Y quédate en reposo.
  • Repite la medición, pero dejando 2 o 3 minutos entre una y otra.

Si vas a controlar tu tensión durante un tiempo, hazlo en iguales condiciones y a la misma hora del día, así podrás hacer comprobaciones en los cambios de tensión, más acertados.

¿Quién puede tener la tensión baja?

La tensión baja puede estar relacionada con diferentes enfermedades, o ser síntoma de algo puntual. Te cuento los casos habituales que podrían hacer que sufras hipotensión.

  • Enfermedades infecciosas. Unos ejemplos son, la tuberculosis, fiebre tifoidea, sífilis o anemia perniciosa. También, pueden afectar en enfermedades cardiovasculares: como estenosis mitral, aórtica, congénita, entre otras. En enfermedades genéticas, por ejemplo, síndrome de Gitelman y Bartter. Ver más en profundidad en este artículo médico (3).
  • La ingestión de antihipertensivos, todos los que tengan efectos cronotrópicos negativos y la ingesta de alcohol.
  • En la mujer gestante se manifiesta la hipotensión arterial sistémica transitoria. Debido a que se disminuyen las resistencias vasculares, y se producen vasodilataciones periféricas. Esto sucederá sobre todo en el segundo trimestre, en el tercer trimestre aumentará, pero permanecerá por debajo de los niveles previos al embarazo.
  • En niños recién nacidos, a partir del primer mes empieza a subir, hasta que se normaliza cuando cumple 5 años aproximadamente.
  • También afecta en mujeres adolescentes o jóvenes, con tendencia a la depresión, nerviosas o susceptibles. Con constitución delgada, hacen poco ejercicio y tienen manos sudorosas y frías. Pueden sufrir desvanecimientos (lipotimias) y suelen tener un cansancio fácil, físico y mental.

Acude al médico en el momento que notes signos de fatiga, mareos o falta de concentración. (Fuente: mufid-majnun: X4Hypm5HBfA/ unsplash)

¿Qué es la hipotensión ortostática o postural?

La presión arterial baja al ponerse de pie (hipotensión ortostática o postural). Al ponerte de pie la gravedad hace que la sangre se acumule en las piernas cuando estás de pie. El cuerpo lo compensa aumentando la frecuencia cardiaca y estrechando los vasos sanguíneos, pero en el caso de las personas con hipotensión ortostática, el sistema de compensación falla y la presión arterial cae.

Con la hipotensión ortostática el individuo tiene mareos, aturdimiento, visión borrosa e incluso podría llegar al desmayo.

Este tipo de hipotensión puede producirse por varias razones (4). Por deshidratación, reposo prolongado en la cama, embarazo, diabetes, problemas cardiacos, quemaduras, calor excesivo, grandes varices, ciertos trastornos neurológicos y ciertos medicamentos.

Tratamiento y prevención de la tensión baja.

En la mayoría de casos la tensión baja no supone un problema, ya que en algunas personas es una presión arterial normal. Pero si padeces síntomas debes tomar ciertas precauciones y consultar con tu médico para paliar esos efectos secundarios.

Tratamientos

Para la tensión baja no siempre se te recetarán medicamentos, pero sí hay casos en los que tu médico podría darte algo para ayudarte a subir la presión arterial.

  • Puede recetar algún medicamento que incremente la sal en tu cuerpo, en la mayoría de casos con aumentar la cantidad en la comida, sería suficiente. La dosis siempre la debe recomendar el médico.
  • También existen medicamentos que ayudan a estrechar las venas, el médico decidirá si en tu caso es necesario.
  • Si en tu caso, son síntomas como consecuencia de otros medicamentos o enfermedades, entonces deberás tratar ese problema.

Cuando tienes la presión baja, no olvides no levantarte de golpe, hazlo despacito para no marearte. (Fuente: andres-ayrton: 6551306/ pexels)

Cambios de hábitos

Existen algunas rutinas que te ayudarán a mantener un nivel de presión correcta, hay ciertos hábitos que podrías cambiar para prevenirlos.

Nuestro estado psicológico afecta de manera positiva y negativa a la hipotensión, por lo que es normal tener momentos en los que esté descontrolada, cuida tu salud mental y también lo harás de la física. Hay un estudio de cómo afecta el estado psicológico a la presión arterial (5).

Te hemos preparado una tabla de lo que debes y no debes hacer, que ayudará a mantener tu hipotensión en correcto funcionamiento.

Qué hacer
Levantarte lentamente de estar sentado a ponerse de pie.
Tener cuidado al levantarte de la cama: pasa lentamente de estar acostado a sentarte y a ponerte de pie.
Levantar la cabecera de la cama unos 15 cm con ladrillos o libros pesados.
Comer comidas pequeñas y frecuentes: acostarte o sentarte quieto durante un tiempo después de comer también puede ayudar.
Aumentar la cantidad de agua que bebes.
Usa medias de compresión.
También hay alimentos que ayudan a subir la presión arterial. Tu médico de cabecera te recomendará que modifiques tu dieta para incluir más sal. Sin embargo, no lo hagas a menos que el médico te lo recomiende porque debe hacerse de manera controlada.
Qué no hacer
No te sientes, ni te quedes parado por períodos prolongados.
No te agaches ni cambies de postura de repente.
No tomes bebidas con cafeína por la noche.
No bebas demasiado alcohol.

Conclusión

Debes tener en cuenta que de una manera puntual y poco severa la tensión baja es normal, haciendo caso a las recomendaciones que te hemos dado, puedes tenerla controlada. Pero si por el contrario piensas que tus síntomas son muy frecuentes y preocupantes, no le des más vueltas y acude al médico.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda, y que hayamos resuelto todas tus dudas. Si tienes alguna pregunta respecto al tema, no dudes en escribirnos, nosotros te responderemos en la mayor brevedad posible.

(Fuente de la imagen destacada: Lazaro: 0lrJo37r6Nk/ unsplash)

Referencias (5)

1. National Heart, lung, and blood Institute. Bethesda;2019 [16/1/2021;19/8/2021]
Fuente

2. Alberto Lifshitz, Medicina Interna de México Volumen 36, Núm. 4. EDITORIAL La nueva normalidad clínica, julio-agosto, 2020 [cited 2021]
Fuente

3. Alberto Lifshitz, Medicina Interna de México Volumen 36, Núm. 4. EDITORIAL La nueva normalidad clínica, página 120 julio-agosto, 2020 [cited 2021]
Fuente

4. Jacsel Suarez, Roberto Pineda, Félix Medina, Sofía Jiménez. Hipotensión ortostática en el adulto mayor: Frecuencia y factores asociados. Rev Med Hered, 2014 [cited 2021]
Fuente

5. Carolina Bernal Trujillo, Mariantonia Lemos Hoyos, Luis Eduardo Medina Durango, Jorge Ospina Duque, Yolanda Torres. Estrategias de afrontamiento y presión arterial. Revista CES Psicología Volumen 2 - Número 2, Julio-Diciembre 2009 [cited 2021]
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo médico
National Heart, lung, and blood Institute. Bethesda;2019 [16/1/2021;19/8/2021]
Ir a la fuente
Artículo médico
Alberto Lifshitz, Medicina Interna de México Volumen 36, Núm. 4. EDITORIAL La nueva normalidad clínica, julio-agosto, 2020 [cited 2021]
Ir a la fuente
Artículo médico
Alberto Lifshitz, Medicina Interna de México Volumen 36, Núm. 4. EDITORIAL La nueva normalidad clínica, página 120 julio-agosto, 2020 [cited 2021]
Ir a la fuente
Investigación médica
Jacsel Suarez, Roberto Pineda, Félix Medina, Sofía Jiménez. Hipotensión ortostática en el adulto mayor: Frecuencia y factores asociados. Rev Med Hered, 2014 [cited 2021]
Ir a la fuente
Investigación médica
Carolina Bernal Trujillo, Mariantonia Lemos Hoyos, Luis Eduardo Medina Durango, Jorge Ospina Duque, Yolanda Torres. Estrategias de afrontamiento y presión arterial. Revista CES Psicología Volumen 2 - Número 2, Julio-Diciembre 2009 [cited 2021]
Ir a la fuente
Evaluaciones