Última actualización: 14 septiembre, 2021

¿Sabes a qué te expones si no te chequeas con frecuencia? En los últimos años el hígado graso se ha vuelto en una de las enfermedades más repetitivas en muchas partes del mundo. La acumulación de grasa en el hígado abarca un espectro de cambios que se producen en las células hepáticas de nuestro órgano. Por ello, es fundamental darnos la prioridad de chequearnos a menudo y de esta manera evitar o empeorar la enfermedad (1, 2).

Existen diversas causas del porqué llegamos a tener el hígado graso. Pues, esta enfermedad es silenciosa, de tal manera que necesitamos cuidarnos juiciosamente. Pero no se alarme para todo hay una salida y por eso decidimos realizar este artículo para usted. En los siguientes párrafos responderemos preguntas que a muchos le inquieta saber, por ejemplo, ¿Cómo puedo prevenir esta enfermedad?.




Lo más importante

  • La acumulación del hígado graso puede que no presente síntomas, por eso, es importante realizar evaluaciones específicas para diagnosticar si la presentas o no.
  • Es común que el hígado contenga algo de grasa. Pero si se se acumula, puede causar enfermedad como: hígado graso no alcohólico e hígado graso por alcohol.
  • Hay suplementos como las vitaminas que te pueden ayudar a mejorar y darle estabilidad a tu salud. Así como, complementarlo con una dieta equilibrada y ejercicio. No obstante, en todo caso es recomendable acudir al médico.

Lo que debes saber sobre el hígado graso

La enfermedad por hígado graso abarca una clase de afecciones en la que se presenta grasa dentro del órgano en personas que consumen o no alcohol. Los malos hábitos alimenticios pueden dar paso a la obesidad, diabetes y en efecto el hígado graso. Pero, afortunadamente, podemos revertir la enfermedad si la detectamos a tiempo con una buena alimentación y una vida activa.

La acumulación del hígado graso puede que no presente síntomas, por eso, es importante realizar evaluaciones específicas para diagnosticar si la presentas o no. (Fuente: belchonock: 98384236/ 123rf)

¿Qué es el hígado graso?

Hígado graso o también llamado esteatosis hepática (EH), es la acumulación de grasa en la estructura de este órgano visible en las células que abundan en el hígado. En condiciones normales los lípidos o partículas de grasa representan el 5 % del peso del hígado, pero cuando se supera esta cantidad se acumulan en forma de vesículas de grasa dando lugar a la esteatosis (3).

Habitualmente, nuestro hígado abarca cierta cantidad de lípido (grasa). Esta simboliza más del 5-10% del peso de este órgano, es decir, con este porcentaje a la persona se le determina con “hígado graso” o esteatosis. Por ello, se estima que niños, adolescentes o adultos obesos o con diabetes logran un incremento en esta enfermedad (4).

¿Cuál es la causa del hígado graso?

Existen numerosas situaciones clínicas que se relacionan a esta patología, sin embargo, hay dos causas que prevalece hasta un 80% en los pacientes de Madrid-España. Entre ellas, está el síndrome metabólico y la hepatopatía (acumulación de grasa del hígado). Por ello, la señal de un hígado graso es especialmente característicos en la población obesa y en pacientes con DM-2 (diabetes mellitus – tipo 2). Estos 2 valores han sido acompañante a la resistencia de insulina e intolerancia a la glucosa, así como, concentración de colesterol, triglicéridos o ambas (4, 5).

Ahora bien, esta enfermedad va más allá, así que, debemos ser precavidos y realizarnos chequeos médicos para poder detectar si hallamos acumulación de grasa. Cabe destacar, no solo debemos revisarnos, sino estar atentos a otros síntomas o cualquier irregularidad de nuestro cuerpo. Son detalles que se pueden comunicar al especialista.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

Habitualmente, la afección hepática por almacenamiento de grasa no suele estimular algún indicio. Aunque, algunos pacientes notan cansancio, malestar general o dolor en la parte derecha y superior del abdomen. Esto por lo general se presenta cuando la enfermedad se encuentra en un estado avanzado llamado cirrosis (1, 4).

Asimismo, se señalan varios aspectos asintomáticos que pueden presentarse en algunas personas con hígado graso leve, así como otros síntomas irregulares en nuestro cuerpo. Para ello, en las siguientes líneas notarás algunas posibles señales de que presentas la enfermedad de hígado graso.

  • Fatiga y debilidad
  • Sensación de llenura o dolor leve en la zona abdominal
  • Niveles elevados de enzimas hepáticas (información del estado del hígado del paciente)
  • Niveles elevados de insulina
  • Niveles altos de triglicéridos

Ahora, si esta enfermedad se encuentra avanzada puede que la persona tenga los síntomas más pronunciados, notando los siguientes malestares:

  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal o intenso
  • Ojos y piel de color amarillento

Es importante que acudas a tu médico de confianza regularmente para que realices tus exámenes de sangre de rutina, de esta manera se podrá diagnosticar si tu enfermedad es reversible o no.

¿Qué tipos de enfermedad por hígado graso existe?

Técnicamente, esta enfermedad abarca un grupo de afecciones de lípidos en las células del hígado. Por ello, cada día se van sumando los casos de detección de enfermedades metabólicas. Pues el predominio de esta patología va en ascenso, considerando que existen 2 tipos de hígado graso: el primero y más común llamado hígado graso no alcohólico y el otro hígado graso por alcohol. Pero, cabe preguntarse ¿Cómo sé que tengo uno de los dos? (6, 10).

El HGNA o hígado graso no alcohólico ocurre cuando hay grasa en el hígado, pero poco o ningún daño a las células del hígado. En cambio, el HGA o hígado graso alcohólico se debe al exceso consumo de alcohol causando daños a las células del órgano. ¿Necesitas saber más características de esta enfermedad?, a continuación en el presente cuadro le demostraremos ciertas características sobre el hígado graso no alcohólico, así como, el hígado graso por alcohol.

Tipo Definición Causas Enfermedades
Hígado graso no alcohólico Se desarrolla cuando el hígado tiene dificultad para descomponer las grasas Lo que causa una acumulación en el tejido hepático. No está relacionada con el alcohol y se evalúa cuando más del 10% del hígado contiene grasa Altos niveles de colesterol, triglicéridos e insulina
Hígado graso por Alcohol Es la etapa más temprana de la enfermedad hepática relacionada con el alcohol Beber en exceso daña el hígado de tal manera que no descompone las grasas Si continúas bebiendo alcohol en exceso, puedes desarrollar una cirrosis

¿Quién está en riesgo de tener enfermedad de hígado graso?

Es posible que el mayor dominio de la enfermedad de hígado graso estén relacionadas por dos factores, por un lado el genético y por otro el ambiental. Entre ellos se encuentra el mal hábito alimenticio así como el sedentarismo. Pero, no basta con eso, este se puede complicar con el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2. Estos factores son frecuentes y asociados a la obesidad; siendo las más comunes en los afectados.

Otro factor de riesgo son aquellas personas que tienen problemas con la tiroides como (hipotiroidismo) o baja actividad de esta glándula. También pueden llegar a tener hígado graso no alcohólico. De tal manera, es conveniente estar alerta de nuestros valores altos y tomar la decisión de evitar lo que nos hace daño para nuestra salud.

Procura alimentarte sanamente y hacer ejercicio. (Fuente: Chormail: 132178809/ 123rf)

¿Cuáles son las consecuencias del hígado graso?

Cabe destacar que tanto la enfermedad hígado graso por alcohol como hígado graso no alcohólico, pueden repercutir en cirrosis (enfermedad que presenta cicatrización y afecta las funciones del hígado). Para hacerle frente a esta enfermedad, los especialistas recurren a medicamentos, operaciones y otros procedimientos (7).

Si dejamos de revisarnos con frecuencia, podemos exponernos a aumentar la enfermedad y llegar a un punto agravante sin mucha solución. Ahora bien, ¿Qué pasaría si mi hígado ya se encuentra en una etapa crítica?, seguramente la salida es extraer el órgano y sustituirlo por otro. Esto es posible, sin embargo, es fácil decirlo, pero difícil de conseguirlo.

Si puedes detectar a tiempo la enfermedad evita llegar a esto:

https://www.efe.com/efe/comunitat-valenciana/reportajes/una-nueva-tecnologia-permitira-mejorar-el-higado-graso-para-ser-trasplantado/50000901-3534828

¿Cómo saber si padezco de hígado graso?

Al realizarnos estudios como infiltración de grasa del hígado, podemos obtener como resultados: inflamación y diferentes grados de fibrosis. Si solamente se encuentra grasa, entonces se establece el diagnóstico de hígado graso simple o no alcohólico. Sin embargo, otra prueba es llevar a cabo una elastografía transitoria, este es un ultrasonido que mide la rigidez del hígado y por ende indica si existe fibrosis o no.

La biopsia del hígado también ofrece información fundamental respecto al grado de fibrosis hepática, lo que no se podría ver solamente en un examen de sangre, ecografía o radiografía. Este es el método de elección más eficiente para detectar el hígado graso no alcohólico y el único capaz de distinguir entre el hígado graso simple o el hígado graso por alcohol. Además, permite clasificar la enfermedad de acuerdo al grado de actividad (grado de inflamación y de daño celular) (5, 8).

Tratamiento y prevención del hígado graso

Dado que no se conoce del todo el desarrollo de la enfermedad no hay un tratamiento en especial. Tampoco existe consenso sobre cuál es el más adecuado para cada persona y el momento de comenzarlo. Por ello, se han de aplicar medidas generales relacionadas con los cambios de estilo de vida como una alimentación sana y una vida activa (8).

Cambios en los hábitos alimenticios

Muchas veces, los cambios que hacemos durante nuestra vida da un impacto a nuestra salud. Mayormente a los jóvenes les cuesta llevar una vida equilibrada dejando a un lado los alimentos que son dañinos. Sin embargo, antes de pensar tanto si debo o no dar una transformación, seamos decididos en aplicar lo que está bien (1, 4).

Primeramente, si somos o tendemos a ser obesos, es recomendable llevar una pérdida progresiva. Con una dieta equilibrada podemos llegar a perder un 10% del peso corporal en los primeros 6 meses a un ritmo de 0,5-1 kg por semana. Ojo hay que tener cuidado porque una pérdida de peso excesivamente rápida es contraproducente. En consecuencia aumenta la esteatosis provocando otras lesiones (6, 9).

No existe una dieta ideal para alcanzar una meta específica de cada persona. Sin embargo, en la siguiente tabla nos suministra recomendaciones para prevención y tratamientos que puede llevar en su vida diaria.

Modo Aumentar Disminuir Porciones Observaciones
Dieta Equilibrada Añadir a su alimentación los ácidos grasos poliinsaturados y los ácidos grasos monoinsaturados aceite de oliva, pescado azul, frutos secos, verduras entre otros Spaguetti, arroz, pasteles, frituras, jugos procesados, salsas procesadas, preferiblemente eliminar los dulces y optar por algo más natural Moderado Los alimentos bajos en grasa tienen un papel protector importante para la prevención y tratamiento del hígado graso
Se recomiendan alimentos mediterráneos. Frijoles, vegetales, pescados, frutas, granos enteros, huevos, alimentos que contengan omega 3 (grasas saludables), mariscos, entre otros Las proteínas con alto calórico de hidratos de carbono, los quesos, embutidos, carnes rojas, así como evitar o eliminar el alcohol Moderado (recuerda que todo en exceso hace daño) Un consumo excesivo de hidratos de carbono, superior al 54% del aporte calórico de la dieta, se ha evidenciado que aumenta el riesgo de hígado graso
Vida Activa Los ejercicios como correr, esquiar, aeróbicos, caminar, subir escaleras, saltar cuerda te ayudará a bajar de peso y mantenerte saludable. Debes hacerlo con regularidad El sedentarismo, quedarse siempre sentado no es factible para nuestra salud (debemos movernos todos los días) El ejercicio ayuda a reducir las probabilidades de contraer hígado graso, ya que mejora las funciones hepáticas y ayuda a mantener un peso saludable

Debes recordar que no todos tenemos la capacidad de practicar ejercicios de manera enérgica. Antes de sujetarte a un programa de ejercicio debes consultar tu condición a un médico. El ejercicio no lo es todo, tendrás excelentes resultados si lo acompañas con una dieta sana.

Suplementos

Hoy día hay un amplio acercamiento sobre el impacto en la salud en complementos alimenticios, específicamente en el grupo de usos médicos. Esto ha sido uno de los principios de la medicina donde asume tratamientos e intervenciones que pueden tener efectos beneficiosos para la salud. Sabemos que para tener salud estable necesitamos una dieta equilibrada que nos aporte nutrientes, aun así, puede que no lo estemos absorbiendo del todo y por eso requerimos de suplementos.

Aunque a muchos se nos hace difícil cambiar nuestro estilo de vida. Es tomar la decisión todos los días de mejorar y cambiar nuestra salud. ¿Se le hace difícil empezar?, pues, los suplementos como los de Sundt te ayudarán a bajar y controlar tus niveles alterados por hígado graso. Para ello te hemos anexado la siguiente tabla.

Suplementos Efectos
Vitamina E Es un antioxidante que ayuda a mejorar la obtención de energías de las células, en efecto disminuye la inflamación del hígado
Omega 3 Es excelente opción si padecemos de hígado graso, ya que representa a los ácidos grasos poliinsaturados. Nos ayudará a bajar los niveles altos de triglicéridos y colesterol
Vitamina C Es necesario para el organismo, ya que participa en el desarrollo de los tejidos conectivos. También es antioxidante y por ende ayuda a la pérdida de peso
Vitamina B1 Ayuda a estabilizar el metabolismo. Su función principal es contribuir a descomponer los carbohidratos y las grasas
Vitamina B6 Es un buen suplemento para nuestra dieta equilibrada. Fortalece nuestro sistema inmune y aporta nutrientes con base proteica animal y vegetal
Vitamina B12 En esta vitamina encontramos suplementos como de carne, mariscos, pollo huevos y derivados de lácteos, es decir es esencial para la formación de proteínas

Conclusión

¿Tienes problemas de sobrepeso? ¿Padeces diabetes tipo 2? Pues, Diabetes, obesidad, niveles altos de colesterol y triglicéridos son factores más frecuentes de riesgo de sufrir hígado graso. El simple hecho de tener grasa en el tejido puedes desarrollar dos tipos de enfermedad: esteatosis alcohólica e hígado graso no alcohólico.

Cabe destacar, que el hígado graso se presenta cuando se acumula mucha grasa al órgano ya sea por malos hábitos de alimentación o por consumo excesivo de alcohol. La enfermedad puede ser cambiable si se trata a tiempo, sin embargo, si no somos cuidadosos desarrollamos insuficiencia hepática llegando a la necesidad de realizar un trasplante.

A pesar de los riesgos que trae la enfermedad nunca es tarde para empezar a balancear tu vida con una dieta sana y equilibrada. También, salir todos los días a realizar cualquier tipo de deporte, así sumarás en tu salud e irás restando los malos hábitos que tenías. Además, los suplementos como vitamina E, B1, B6, entre otros te pueden ayudar a llevar un tratamiento más óptimo (5, 11, 12).

Siempre es bueno recordar que aunque presentes síntomas no podemos dar por sentado que tienes el hígado graso. No obstante, es mejor acudir al médico antes de dar un diagnóstico, llevar una dieta o realizar algún deporte.

(Fuente de la imagen destacada: ipheung: 151920292/ 123rf)

Referencias (12)

1. Enfermedad Por hígado graso. (2011, septiembre 26). Recuperado 24 de agosto de 2021
Fuente

2. Prevención y tratamiento del hígado graso - Fundación Favaloro. (2016, noviembre 24). Recuperado 28 de agosto de 2021
Fuente

3. Illnait-Ferrer, J. (Ed.). (Enero - Abril 2011). Hígado graso no alcohólico: bioquímica clínica y farmacología (Vol. 42-1)
Fuente

4. Trata, ¿de Qué se. (s. f.). ESTEATOSIS HEPÁTICA o HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO. Recuperado 28 de agosto de 2021
Fuente

5. aballería, L., Saló, J., Berzigotti, A., Planas, R., Vila, C., Huertas, C., … Societat Catalana de Digestología. (2014). Hígado graso no alcohólico. Documento de posicionamiento de la Societat Catalana de Digestología. Gastroenterología y hepatología, 37(6), 372-383
Fuente

6. Hígado graso. (2017). Digestive System
Fuente

7. Una nueva tecnología permitirá mejorar el hígado graso para ser trasplantado. (2018, febrero 26). Recuperado 28 de agosto de 2021
Fuente

8. Hospital Cruz Roja de Córdoba. (2019, agosto 22). Hígado graso ¿la enfermedad de moda? Recuperado 28 de agosto de 2021
Fuente

9. Paredes, A. H., Torres, D. M., & Harrison, S. A. (2013). Tratamiento de la enfermedad por hígado graso no alcohólico: Papel de las modificaciones dietéticas y el ejercicio: Clinical Liver Disease, Vol. 1, No. 4
Fuente

10. Dr. Alfredo Larrosa-Haro, Dr. Edgar M. Vásquez-Garibay. Recuperado 28 de agosto de 2021, de Nestlenutrition-institute.org
Fuente

11. Revista Chilena de Nutrición: Órgano Oficial de La Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología, 43(1), 81-86
Fuente

12. Vitamina B12 - Cianocobalamina. Recuperado 28 de agosto de 2021, de Fundación del corazón
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Enfermedad Por hígado graso
Enfermedad Por hígado graso. (2011, septiembre 26). Recuperado 24 de agosto de 2021
Ir a la fuente
Prevención y tratamiento del hígado graso - Fundación Favaloro
Prevención y tratamiento del hígado graso - Fundación Favaloro. (2016, noviembre 24). Recuperado 28 de agosto de 2021
Ir a la fuente
Hígado graso no alcohólico: bioquímica clínica y farmacología
Illnait-Ferrer, J. (Ed.). (Enero - Abril 2011). Hígado graso no alcohólico: bioquímica clínica y farmacología (Vol. 42-1)
Ir a la fuente
ESTEATOSIS HEPÁTICA o HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO
Trata, ¿de Qué se. (s. f.). ESTEATOSIS HEPÁTICA o HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO. Recuperado 28 de agosto de 2021
Ir a la fuente
Hígado graso no alcohólico. Documento de posicionamiento de la Societat Catalana de Digestología. Gastroenterología y hepatología
aballería, L., Saló, J., Berzigotti, A., Planas, R., Vila, C., Huertas, C., … Societat Catalana de Digestología. (2014). Hígado graso no alcohólico. Documento de posicionamiento de la Societat Catalana de Digestología. Gastroenterología y hepatología, 37(6), 372-383
Ir a la fuente
Hígado graso
Hígado graso. (2017). Digestive System
Ir a la fuente
Una nueva tecnología permitirá mejorar el hígado graso para ser trasplantado
Una nueva tecnología permitirá mejorar el hígado graso para ser trasplantado. (2018, febrero 26). Recuperado 28 de agosto de 2021
Ir a la fuente
Hígado graso ¿la enfermedad de moda?
Hospital Cruz Roja de Córdoba. (2019, agosto 22). Hígado graso ¿la enfermedad de moda? Recuperado 28 de agosto de 2021
Ir a la fuente
Tratamiento de la enfermedad por hígado graso no alcohólico: Papel de las modificaciones dietéticas y el ejercicio: Clinical Liver Disease
Paredes, A. H., Torres, D. M., & Harrison, S. A. (2013). Tratamiento de la enfermedad por hígado graso no alcohólico: Papel de las modificaciones dietéticas y el ejercicio: Clinical Liver Disease, Vol. 1, No. 4
Ir a la fuente
Nutrición y enfermedades del aparato digestivo en niños
Dr. Alfredo Larrosa-Haro, Dr. Edgar M. Vásquez-Garibay. Recuperado 28 de agosto de 2021, de Nestlenutrition-institute.org
Ir a la fuente
La vitamina C como un eficaz micronutriente en la fortificación de alimentos
Revista Chilena de Nutrición: Órgano Oficial de La Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología, 43(1), 81-86
Ir a la fuente
Vitamina B12 - Cianocobalamina
Vitamina B12 - Cianocobalamina. Recuperado 28 de agosto de 2021, de Fundación del corazón
Ir a la fuente
Evaluaciones