Última actualización: 30 julio, 2021

Peter J. d’Adamo publicó un famoso libro en 1996 en el cual explica cómo las personas pueden perder peso siguiendo una dieta según el concepto del sistema de grupos sanguíneos AB0. Dentro de este sistema, los cuatro tipos de sangre principales son A, B, 0 y AB. Dependiendo de tu tipo, habrá una dieta específica que debes seguir. Por consiguiente, el autor afirma que tendrás una mejora en la salud, decrece el riesgo de muerte y se vive mejor.

Sin embargo, expertos en el área nutricional de la medicina han hecho estudios para comprobar si es verídico. En 2013, un estudio publicado por The American Journal of Clinical Nutrition demostró que no había evidencias directas entre la dieta del grupo sanguíneo y los beneficios en la salud (1). En este artículo hablaremos sobre esta dieta, sus mitos y realidades. ¡SIgue leyendo para descubrirlo!




Lo más importante

  • La dieta del grupo sanguíneo consiste en tener un hábito alimenticio según el sistema AB0 de cada persona.
  • Su creador, Peter J. d’Adamo, afirma mejoras en el sistema cardio metabólico con reducción de generar enfermedades crónicas.
  • Es una de las dietas más populares debido a sus afirmaciones. Sin embargo, no hay evidencia explícita entre su funcionamiento y los resultados que detalla.

Lo que debes saber sobre la dieta del grupo sanguíneo

Es una de las dietas más famosas y controversiales que no deja de recibir críticas fundamentadas por sus afirmaciones. Tanto la nutrición como la alimentación no son un juego y con tantos artículos hoy en día es muy fácil quedar abrumado. No te preocupes, te dejaremos toda la información disponible de forma clara y concisa sobre esta dieta.

La dieta del grupo sanguíneo consiste en tener un hábito alimenticio según el sistema AB0 de cada persona. (Fuente: Nito500: 25280661/ 123rf)

¿Cómo puedes saber tu grupo sanguíneo?

Saber el grupo sanguíneo es muy importante para las transfusiones de sangre. Tener en cuenta a qué grupo perteneces no solo es importante para la guía de esta dieta, sino también para tu salud en general. El sistema sanguíneo está mayoritariamente compuesto por 4 tipos (3).

Dentro del sistema AB0, los grupos están definidos por la presencia de carbohidratos de azúcar específicos. Estos se encuentran en la superficie de las células rojas. En el caso del antígeno A, es el N-Acetilgalactosamina. En el antígeno B, es la D-galactosa. Cada uno de estos azúcares están construidos a partir del H-antígeno, que tiene como cometido ser nexo. Caso contrario se genera en el grupo de sangre 0, ya que tanto el antígeno A y B no se pueden asociar a las células rojas de la sangre (4).  La única forma de saber sobre tu grupo es a través de un test. También puedes saber a cuál perteneces si vas a donar sangre o te vas a hacer una cirugía (5).

¿En qué consiste la dieta del grupo sanguíneo?

Como se mencionó antes, la dieta del grupo sanguíneo consiste en seguir una rutina alimenticia basándose en tu grupo AB0. Si bien la dieta se basa principalmente en este grupo, deja fuera al factor Rh. A continuación, te mostraremos cuáles son los hábitos recomendados por d’Adamo.

Aquellos que pertenecen Deben inclinarse por Es conveniente que evadan
Al grupo 0 Alta proteína en comidas como carne, pescado, vegetales y fruta. Frijoles, legumbres y granos.
Al grupo A Frutas, vegetales, tofu, pavo, pescado y sus derivados. Los granos están permitidos. A toda costa la carne roja. También el trigo y el maíz.
Al grupo B Carne roja, fruta, granos, pescado y derivados. Maíz, trigo y todos sus derivados. Tampoco es recomendable el pollo.
Al grupo AB Leche, tofu, cordero, pescado, fruta, vegetales y granos en general. Pollo, maíz y frijoles.

Esta dieta está pensada para equilibrar la energía, el cuerpo y mantener un peso ideal basándonos en el sistema digestivo. No solo eso, sino también prevenir problemas cardiovasculares y enfermedades con riesgo de muerte. (6)

¿Qué beneficios conlleva seguir la dieta del grupo sanguíneo?

La dieta del grupo sanguíneo va mucho más allá que seguir un régimen y ser un soporte para una vida saludable. D’Adamo explica en su libro que el grupo de sangre 0 suele ser el ancestral y por lo tanto indica una dieta alta en proteínas. Caso contrario el grupo A, cuyo nacimiento se conduce en las áreas agrícolas. Por lo tanto, deben inclinarse por una dieta vegetariana. En el caso del grupo B es conveniente que consuman productos lácteos. Por último, afirma que el grupo AB es una mezcla de los grupos que lo componen, por lo tanto la dieta debe ser balanceada entre el grupo A y B (2).

Si bien es cierto que seguir la dieta de forma rigurosa tiene sus beneficios, no hay testigo o afirmación con pruebas que demuestre la relación entre cada dieta y su respectivo grupo. Por si fuera poco, también hay incógnitas que plantea el libro y que han sido aclaradas, pero no en beneficio de la teoría. Se demostró con evidencias que el grupo A fue el primero en evolucionar junto a los humanos y no el grupo 0. Esto demuestra que hay fallas en la tesis de d’Adamo y no es casualidad que haya críticos de esta dieta (6).

Su creador, Peter J. d’Adamo, afirma mejoras en el sistema cardio metabólico con reducción de generar enfermedades crónicas. (Fuente:
Evgeniysalov: 112144556/ 123rf)

¿Existe alguna evidencia científica que verifique los beneficios?

Como ya se mencionó anteriormente, existen beneficios para los que siguen la dieta del grupo sanguíneo, aunque no esté asociado a su genotipo. Esto quiere decir que es de forma independiente a tu grupo AB0, ya que no hay evidencia que certifique lo opuesto.

Para corroborar esto, un estudio llevado a cabo consiguió obtener datos útiles para afirmar las suposiciones (2).  Se demostró que aquellos que siguieron la dieta del grupo sanguíneo A tuvieron menor índice de masa corporal, bajo colesterol y presión estable. Además, no se encontró prueba alguna sobre los beneficios de llevar a cabo la dieta del grupo sanguíneo B.

Cómo llevar a cabo la dieta del grupo sanguíneo

Como todas las dietas, se requiere de disciplina y orden para poder cumplir las metas que te propongas. Dependiendo de tus aspiraciones, deberás ajustar según las indicaciones. Si realmente quieres tener resultados óptimos, deberás incluir actividad física en tu rutina semanal.

Es importante hacer ejercicio desde todo punto de vista. Previene ataques cardíacos, mejora la salud mental y reduce el riesgo de tener diabetes tipo 2 entre otros factores que pueden alterar tu vida por completo (7).

Consejos a la hora de diseñar y llevar adelante la dieta

A continuación, te daremos un par de consejos para cumplir la dieta.

  • Debes plantearte metas a corto, medio y largo plazo. Es muy importante que tengas un objetivo final claro, ya que de otra forma no tendrás la seguridad de seguir adelante. Preguntarse cada vez que no tienes motivación «¿para qué lo estoy haciendo?», puede ser muy útil.
  • Utiliza una agenda o calendario específico para la dieta. Puedes anotar qué recetas vas a hacer y qué necesitas. Mantener el orden te ayudará a no entrar en un caos absoluto.
  • ¿Qué tal preguntar a tus amigos para hacer ejercicio juntos? Una excelente idea para llevar a cabo. Dependiendo del clima incluso puedes optar por hacerlo en lugares fuera de tu casa o en el gimnasio.
  • Prueba diferentes opciones para ejercitarte. Desde spinning, aeróbica, natación, maratón, escoge lo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Tómatelo con calma, aquí nadie es profesional y no queremos que termines extenuado.
  • Descansa, es muy importante tomar descansos y disfrutarlos. ¡Eso ayudará a retomar con mayor actitud!

Para saber tu grupo de sangre AB0, es esencial que te hagas un estudio de sangre. (Fuente: Toeytoey: 40858059/ 123rf)

¿Cuáles son las limitaciones que pueden surgir a la hora de comenzar la dieta?

Hay varios aspectos que no pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, las personas que prefieren tener una dieta basándose en vegetales o incluso vegana, se verán con serias dificultades si son del tipo 0.

De la misma forma, ¿qué pasa con aquellos que adoran consumir carne roja y son del tipo A? Las preferencias personales son importantes y que una dieta lo prohíba puede generar malestar. Además, en muchos casos se tendría que incluir suplementos nutricionales. Por lo tanto, seguir la dieta dependiendo de tu tipo de sangre AB0 puede generar complicaciones si no estás bien informado.

Conclusión

Hemos llegado al final del artículo y para concluir podemos afirmar que la dieta del grupo sanguíneo ha sobrellevado las críticas por mucho tiempo. Se demostró que hay estudios que evidencian la falta de pruebas sobre la veracidad. Sin embargo los beneficios que genera hacer una dieta si dan resultados.

Por lo tanto, te recomendamos que en el caso de que estés interesado en empezar la dieta, compruebes tú mismo los resultados. Es importante que consultes a tu médico y despejes todas las dudas que tengas. Si este artículo te ha servido, te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales. También puedes dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Cherriesjd: 87525309/ 123rf)

Referencias (7)

1. Cusack L, De Buck E, Compernolle V, Vandekerckhove P. Blood type diets lack supporting evidence: a systematic review. Am J Clin Nutr. 2013;98(1):99–104.
Fuente

2. Wang J, García-Bailo B, Nielsen DE, El-Sohemy A. ABO genotype, “blood-type” diet and cardiometabolic risk factors. PLoS One. 2014;9(1):e84749.
Fuente

3. Blood Types. Redcrossblood.org.
Fuente

4. Dean L. ABO Blood Group. In: Pratt VM, Scott SA, Pirmohamed M, Esquivel B, Kane MS, Kattman BL, et al., editors. Medical Genetics Summaries. Bethesda (MD): National Center for Biotechnology Information; 2012.
Fuente

5. NHS website. How can I find out my blood type (blood group)? Nhs.uk.
Fuente

6. Shmerling RH. Diet not working? Maybe its not your type. Harvard.edu. 2017.
Fuente

7. Physical activity - it’s important. Gov.au.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Cusack L, De Buck E, Compernolle V, Vandekerckhove P. Blood type diets lack supporting evidence: a systematic review. Am J Clin Nutr. 2013;98(1):99–104.
Ir a la fuente
Estudio científico
Wang J, García-Bailo B, Nielsen DE, El-Sohemy A. ABO genotype, “blood-type” diet and cardiometabolic risk factors. PLoS One. 2014;9(1):e84749.
Ir a la fuente
ONG oficial
Blood Types. Redcrossblood.org.
Ir a la fuente
Artículo científico
Dean L. ABO Blood Group. In: Pratt VM, Scott SA, Pirmohamed M, Esquivel B, Kane MS, Kattman BL, et al., editors. Medical Genetics Summaries. Bethesda (MD): National Center for Biotechnology Information; 2012.
Ir a la fuente
Ente oficial del estado
NHS website. How can I find out my blood type (blood group)? Nhs.uk.
Ir a la fuente
Artículo académico
Shmerling RH. Diet not working? Maybe its not your type. Harvard.edu. 2017.
Ir a la fuente
Página de gobierno oficial
Physical activity - it’s important. Gov.au.
Ir a la fuente
Evaluaciones