Última actualización: 31 julio, 2020

Nuestro método

16Productos analizados

27Horas invertidas

21Estudios evaluados

69Comentarios recaudados

Aunque Javier Krahe dijo una vez eso de «es mísero, sórdido y aun diría tétrico / someterlo todo al sistema métrico», lo cierto es que el mundo es pura matemática. Y al ser humano, aunque lo intente negar, la estadística le «pirra». Saciar ese hambre de datos es fácil en el mundo moderno, sobre todo si eres ciclista, ya que para eso existen los ciclocomputadores.

¿Ciclocomputadores? ¿Y eso qué es? Pues bien, los ciclocomputadores son gadgets muy modernos con los que puedes tener un control total de tu rendimiento a dos ruedas. Para entendernos, son como los «hermanos mayores» de los velocímetros, pues, además de señalar la velocidad, van mucho más allá. Si quieres saber cómo, ¡sigue pedaleando por este artículo!

Lo más importante

  • Los ciclocomputadores con GPS acostumbran a ser más precisos que las alternativas más rudimentarias.
  • El ciclocomputador de ciclismo es ideal para mejorar tu rendimiento a las dos ruedas y superar tus límites como deportista.
  • Entre los criterios de compra clave, está el de la autonomía. Si sales con tu bicicleta varias veces por semana, invierte en un modelo con una autonomía superior a las 15 horas. Repasamos este criterio de compra y otros de importancia al final del contenido.

Los mejores ciclocomputadores del mercado: nuestras recomendaciones

Ya seas ávido ciclista o corredor novato, el ciclocomputador GPS o estándar hará las delicias de tus salidas en «bici». Porque con él podrás conocer la distancia que recorres, la potencia de tu pedaleo en vatios o el ritmo cardíaco, entre otros datos. Para que empieces a disfrutar, hemos elegido para ti los que consideramos los cuatro mejores ciclocomputadores actuales.

El ciclocomputador Garmin más completo

Los ciclocomputadores Garmin están entre los mejor valorados del mercado. Eso sí, sus precios son elevados. Obviamente, están justificados, pues los ciclocomputadores Garmin ofrecen unas prestaciones profesionales. El modelo Edge® 820 no es la excepción.

Se trata de un soberbio ciclocomputador GPS con una autonomía que va de las 15 a las 24 horas. Incluye función GroupTrack para vincular los ciclocomputadores entre sí y poder salir en pelotón.

El mejor ciclocomputador por relación calidad-precio

Los ciclistas no viven únicamente de los ciclocomputadores Garmin, pues existen otras opciones de calidad. Es el caso de este ciclocomputador IGPSPORT iGS50E, que destaca por su descomunal autonomía de hasta 40 horas.

Por otro lado, este ciclocomputador GPS posee una pantalla antirreflejos perfecta para los días de sol. Entre sus múltiples funciones, puede mostrar la velocidad en tiempo real (máxima y media), la temperatura o la altitud.

El mejor ciclocomputador Garmin barato

Si buscas un ciclocomputador Garmin barato, pero de calidad, prueba con este modelo: el Garmin Edge Explore. Permite hasta diez campos de datos en cada una de las dos pantallas configurables. Además, dispone de 16 GB de memoria con los que almacenar hasta cien trayectos y doscientas horas de actividades.

En cuanto a su autonomía, teóricamente es de 12 horas, sin embargo, en la práctica se reduce a unas 8-9 horas. Su control táctil es sensacional.

El mejor ciclocomputador GPS económico

Si tu presupuesto es ajustado, prueba con este ciclocomputador GPS económico. Con pantalla antideslumbrante y materiales impermeables, es una gran opción si eres de los que cogen su bicicleta de carrera, independientemente de si llueve o no.

Compatible con Strava, permite visualizar en tiempo real hasta trece datos distintos a través de tres páginas. Además, ofrece una autonomía elevada, pues es capaz de aguantar hasta 25 horas entre carga y carga.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los ciclocomputadores

Los ciclocomputadores para bicicleta son auténticos miniordenadores capaces de monitorizar casi cualquier aspecto relacionado con el deporte de las dos ruedas. Obviamente, no son tan necesarios como un candado para bicicleta o unos cascos para bicicleta. ¡Pero te encantarán si les das una oportunidad! ¡Mucho más si los conoces bien, que es lo que haremos ahora!

Los ciclocomputadores GPS destacan por su alta precisión.
(Fuente: Tomashevska: 80700907/ 123rf.com)

¿Qué es un ciclocomputador para bicicleta?

Los ciclocomputadores para ciclismo son mucho más que un velocímetro. Se trata de dispositivos que se instalan en el popular vehículo de dos ruedas, ya sea una bicicleta con suspensión o una bicicleta de montaña, para monitorizar la actividad. En función de la calidad del ciclocomputador de ciclismo que tengas, podrás acceder a más o menos información.

Si eres un simple aficionado a las dos ruedas, no tienes por qué comprar uno de los mejores ciclocomputadores Garmin. Que sí, que son una excelente opción, pero también exigen un desembolso mayor. Por ello, es bueno que entiendas en qué lugar estás. Para los amateur, se recomiendan otras opciones más sencillas, y que también recogemos aquí, como los modelos iGPSPORT.

¿Qué tipos de ciclocomputadores de ciclismo hay?

Propiamente dicho, existen dos tipos de ciclocomputadores. Sin embargo, nos iríamos a tres si incluimos el modo de conexión. Aunque puedas pensar que todos son ciclocomputadores inalámbricos, lo cierto es que aún se comercializan ciclocomputadores con cable. Estas dos variantes atañen a los ciclocomputadores sin GPS, ya que las opciones con GPS funcionan de otro modo.

Los ciclocomputadores con cable, lógicamente, establecen la conexión entre el dispositivo y el sensor que permite monitorizar los diferentes aspectos de tu actividad mediante un cable físico. Por el contrario, los ciclocomputadores inalámbricos funcionan mediante tecnología Bluetooth, infrarrojos u ondas de radio. Respecto a la dicotomía sin GPS-con GPS, la detallamos:

  • Ciclocomputadores sin GPS: Para utilizar un ciclocomputador sin GPS debes situar un imán en un radio de la rueda posterior, así como un sensor especial en la horquilla que sostiene la llanta. Al girar esta, el sensor detecta cada vuelta del imán y remite los datos pertinentes a la computadora. Acto seguido, esta muestra la información. En los ciclocomputadores sin GPS, antes de empezar a usarlos, debes indicar diámetro de las ruedas de tu bicicleta.
  • Ciclocomputadores GPS: Los ciclocomputadores GPS recurren a conexión vía satélite. Esto posibilita la recopilación de datos vinculados al movimiento de la bicicleta, así como la capacidad de rastrear la ubicación de la misma. Por norma general, los ciclocomputadores GPS de ciclismo ofrecen datos más precisos que sus homólogos sin GPS. Además, acostumbran a incorporar más funciones, así como diferentes formas de conectarse a tus dispositivos móviles o de sobremesa.

Con los mejores ciclocomputadores GPS, puedes guardar rutas y mapas, así como compartir tu experiencia con otros ciclistas. (Fuente: Tryapitsyn: 29986915/ 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de los ciclocomputadores?

Los ciclocomputadores para bicicleta, ya sean ciclocomputadores GPS o ciclocomputadores sin GPS, ofrecen innumerables beneficios. Dado a que los ciclocomputadores GPS son los más demandados, vamos a centrarnos en estos (no en vano, las cuatro opciones de la lista inicial son de este corte). Si optas por uno sin GPS, solo elimina los pros propios de los que sí lo tienen:

Ventajas
  • Acceso a información en tiempo real
  • Permiten monitorizar y mejorar el rendimiento
  • Con GPS, te ayudan a moverte con seguridad
  • Amplia autonomía
  • Gran relación calidad-precio
  • Fáciles de instalar
  • Muy personalizables
  • Muchos modelos posibilitan la transferencia de datos a dispositivos electrónicos
  • Posibilidad de usarlos en grupo
  • Muy precisos (GPS)
  • De diseños modernos y ligeros
Desventajas
  • Exigen un desembolso inicial medio-alto
  • Si la batería se agota en mitad de una sesión, desbarajusta el estudio del progreso

¿Cómo utilizar un ciclocomputador para ciclismo?

Si todavía no te lo crees, te lo repetimos: Los ciclocomputadores para bicicleta son tanto o más útiles que las alforjas para bicicletas u otros accesorios. Por ejemplo, ¿a que si aspiras a ser un profesional o un aficionado serio, te compras unas buenas zapatillas para bicicleta? Con los ciclocomputadores ocurre igual, son útiles, pero hay que saber cuándo y cómo usarlos:

Ciclocomputador GPS para bicicleta

  1. Lee el manual de instrucciones: Aunque aquí te demos consejos básicos y útiles, cada modelo es un mundo. Por ello, desde REVIEWBOX, siempre señalamos como primer paso la lectura del libro de instrucciones.
  2. Carga la batería del dispositivo y procede al montaje: Cuando tengas el ciclomotor para bicicleta en tus manos, lo primero que debes hacer es someterlo a una carga completa. Una vez hecho esto, instálalo en tu «bici». Obviamente, este proceso varía en función del modelo, pero, habitualmente, el dispositivo principal se ubica en el manillar.
  3. Configúralo adecuadamente y vincúlalo a tus dispositivos electrónicos: Establece tus preferencias y ajustes. Recuerda, también, que los ciclocomputadores GPS se pueden vincular a una gran cantidad de dispositivos electrónicos. Gracias a ello, podrás analizar mejor los datos y potenciar tu rendimiento. En muchas ocasiones, deberás descargarte una aplicación específica.
  4. Cuida el dispositivo: Ten en cuenta que una bicicleta, ya sea una bicicleta plegable o de cualquier otro estilo, es puro movimiento. Con ello, el ciclocomputador para ciclismo estará expuesto a posibles caídas, a la intemperie y a baches imprevistos. Por lo tanto, asegúrate de que el ciclocomputador para bicicleta del que dispongas está bien fijado. Ah, ¡y antes de conectarlo al ordenador o a otro dispositivo, limpia bien los puertos!

Ciclocomputador sin GPS

  1. Instala el ciclocomputador en tu bicicleta: Ten en cuenta que los ciclocomputadores sin GPS son diferentes a las opciones que sí lo incorporan. Por tanto, conviene mencionar el proceso de instalación: fija el sensor a la horquilla situada frente a los frenos de la rueda delantera. Si es un ciclocomputador con cable, no olvides pasar el cable por la parte delantera y exterior del amortiguador. Con ello, evitarás que ciclocomputador con cable se trabe. No olvides, además, colocar el ciclocomputador para bicicleta debidamente en el manillar y conectar todas las partes.
  2. Coloca el imán del ciclocomputador en su ubicación correspondiente: Recuerda que ciclocomputador para ciclismo incorpora un imán que debes situar en la rueda delantera, exactamente sobre un radio. Asegúrate de que, además, este imán «se cruza» con el sensor cada vez que el neumático delantero gira por completo.
  3. Indícale al ciclocomputador sin GPS el diámetro de la rueda: Los ciclocomputadores sin GPS, ya sean ciclocomputadores con cable o ciclocomputadores sin cable, necesitan saber el diámetro de la rueda delantera. Gracias a ello, son capaces de ofrecer todos esos datos útiles para que entiendas y mejores tu rendimiento. Esta información suele recogerse en el mismo neumático. Si no, puedes buscarla en el manual de tu vehículo de dos ruedas o incluso en Internet.
  4. Antes de lanzarte a la calle, prueba el sensor: Con el ciclocomputador sin GPS encendido, gira manualmente la rueda para ver si está todo en orden y el sensor detecta el movimiento a través del imán. De ser así, deberá aparecer información en el ciclocomputador, como, por ejemplo, la de velocidad.

Algunos modelos de ciclocomputadores pueden conectarse entre sí, algo magnífico para las salidas en pelotón.(Fuente: Tomashevska: 80700905/ 123rf.com)

¿Qué funciones incorpora un ciclocomputador para bicicleta?

Obviamente, las funciones dependen del tipo de ciclocomputador para bicicleta. Generalmente, los ciclocomputadores GPS son más completos. No solo porque al disponer de GPS te permiten viajar de forma más segura, eligir mejores rutas y acceder a una precisión informativa superior, sino porque acostumbran a ser de más calidad. La mayoría de modelos suelen ofrecer:

  • Velocidad, al estilo de un velocímetro al uso.
  • Distancia recorrida.
  • Frecuencia cardíaca del usuario.
  • Cadencia o velocidad a la que movemos los pedales.
  • Potencia, nivel de energía que puedes generar en periodos de tiempo concretos.
  • GPS (lógicamente, esto no lo incorporan los ciclocomputadores sin GPS).
  • Velocidad media
  • Potencia media
  • Altura sobre la que te desplazas.

Criterios de compra

Los ciclocomputadores son dispositivos la mar de sofisticados y útiles. Puede que no necesites uno si lo que quieres es comprar a tu hijo una bicicleta para niños, pero sí en caso de que quieras tomarte algo en serio la actividad a dos ruedas. Sin embargo, entre todas las opciones que hay, para acertar, debes comprar en función de unos factores de compra determinados.

Autonomía

Los mejores ciclocomputadores con GPS o sin él suelen tener una autonomía de entre 15 y 20 horas (al menos en teoría). Y es que debes tener en cuenta que si se anuncia una autonomía de 15 horas, en la práctica seguramente esté en torno a 10. Si vas a hacer un uso intensivo de las funciones del dispositivo y el GPS, si lo tiene, busca opciones que aguanten muchas horas.

Los ciclocomputadores sin GPS son más económicos, pero acostumbran a ofrecer menos prestaciones y precisión estadística. (Fuente: Lassedesignen: 28218752/ 123rf.com)

Impermeabilidad

Los mejores ciclocomputadores acostumbran a presentar un nivel 7 de impermeabilidad según la clasificación internacional (IP7). Apostar por menos sería arriesgado, sobre todo si sueles hacer largas rutas en exterior o vives en una zona de clima cambiante o frecuentes lluvias. Este nivel ofrece resistencia al agua durante 30 minutos y hasta un metro de profundidad.

Con GPS o sin él

Ya hemos hablado sobre los ciclocomputadores GPS y los ciclocomputadores sin GPS. Ahora te toca escoger a ti. Si eres un simple aficionado, quizá te resulte excesivo invertir en un ciclocomputador con GPS. De todas formas, podemos hacer una breve comparación para que tengas más claro qué puede ofrecerte cada uno o cuál de los dos presenta mayores capacidades:

Ciclocomputador GPS Ciclocomputador sin GPS
Precio Medio-alto Bajo
Precisión Superior Media-alta
Conexión con otros dispositivos Alta Media-baja
Autonomía Media Media-Alta
Posibilidad de usarlos en grupo Alta Media-baja
Cantidad de datos que manejan Media-alta Media

Número de datos

No todos los modelos de ciclocomputador brindan la misma cantidad de datos. Esto dependerá de tu nivel de experiencia y tus aspiraciones. ¿Que eres un simple aficionado que quiere monitorizar mínimamente tu rendimiento? Te bastará con un ciclocomputador barato que recoja la velocidad y un par de cosas más. Si no, los ciclocomputadores Garmin son una gran opción.

Almacenamiento

Si te decantas por uno de los mejores ciclocomputadores GPS, y tienes pensado usarlo a fondo, opta por un modelo con gran capacidad de almacenamiento. Ten en cuenta que este tipo de ciclocomputadores te permiten guardar mapas, rutas y todo tipo de datos que luego puedes analizar en otros dispositivos. Con pocas memoria y mucho uso, te durará muy poco.

Resumen

Bastante más sofisticado que una cesta para bicicleta, pero igualmente útil si se usa en las circunstancias correctas, el ciclocomputador puede hacer de tu experiencia a dos ruedas algo diferente. Con él, podrás monitorizar tu rendimiento, lo que te permitirá crecer como ciclista. ¡Y si optas por un modelo con GPS, las posibilidades que te ofrecerá serán casi infinitas!

Pero independientemente de si prefieres un ciclomotor GPS o un ciclomotor sin GPS, debes comprar con cabeza. Para ello, valora aspectos como la autonomía y la impermeabilidad del aparato. También la cantidad de información que puede mostrarte el ciclocomputador. Y si eliges uno con GPS, no descuides la memoria del mismo, ¡pues no debe quedarse corta!

Si hemos conseguido guiarte por el buen camino, ¡déjanos un comentario o comparte este contenido en tus redes sociales para que otros usuarios se unan a la ruta!

(Fuente de la imagen destacada: Tinyakov: 83022062/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

A la hora de escribir, doy lo mejor de mí cuando me toca analizar productos del hogar, tecnológicos y relacionados con el mundo animal. Porque ¿qué sería de la vida sin ellos? En cuanto a mi vida personal, no concibo el mundo sin los discos de vinilo, la poesía de Jaime Gil de Biedma, mis dos gatos (Molly y Cohen) y el clutch time de la NBA.