Estrés
Última actualización: 4 agosto, 2021

La astenia primaveral es un trastorno adaptativo, el cual ocurre en las primeras semanas de la primavera y afecta a cerca de la mitad de la población.

Al finalizar el invierno y con las temperaturas más elevadas de la primavera, es muy común que nos aparezcan síntomas relacionados con la astenia. Cansancio prolongado, pérdida del interés en la rutina diaria, son algunos de los más comunes. Veremos que, si bien no tiene tratamiento médico, existen criterios a tener en cuenta para no padecer este trastorno.




Lo más importante

  • Muchas personas sufren de este trastorno, pero no saben de qué se trata. Explicaremos qué es la astenia y cuáles son sus principales características
  • Si bien la astenia no necesita tratamiento médico y con el correr de los días desaparecen los síntomas, existen métodos para ayudar a prevenir o hacer más llevadera esta transición.
  • La astenia primaveral se manifiesta en la época primaveral y se vincula con factores ambientales y nutritivos.

Lo que debes saber sobre la Astenia primaveral

La astenia primaveral, a pesar de ser un problema frecuente en nuestra población, es desconocido. Este trastorno ocurre en la primavera y sus causas están relacionadas con ella, pero también con nuestra alimentación y las actividades que realizamos cotidianamente. Los síntomas son comunes en todos los casos y fáciles de detectar. A continuación, analizaremos cuáles son los desencadenantes, sus manifestaciones y cómo tratarla o prevenirla.

Estrés laboral

La astenia afecta nuestros vínculos laborales y sociales (Fuente: Miroshnichenko : 5717262 / pexels)

¿Cuál es la causa de una astenia primaveral?

Las causas de la astenia suelen ser muy diversas. Incluyen situaciones de estrés o ansiedad provocadas por las dificultades de la vida o un estado de depresión. También, puede tener su origen en una enfermedad orgánica (1). Si bien las causas de la astenia primaveral no se conocen con exactitud, los factores ambientales serían determinantes:

  • El cambio de tiempo.
  • Aumento de las horas de luz diurna
  • El cambio horario (adelantar los relojes una hora).

Estos factores nos llevan a una modificación en la rutina diaria, ya sea horarios de sueño y de comidas o mayor tiempo de ocio, entre otros. Al volverse más largos los días en la primavera, nuestras hormonas se desequilibran (comenzamos a producir más endorfinas, testosterona y estrógeno) y usamos mucha energía interna para adaptarnos.

¿Cuáles son los síntomas de la astenia primaveral?

La astenia se define como una sensación de fatiga y debilidad en el día a día que no mejora con el reposo (2).
Alguno de los síntomas más frecuentes son:

  • Trastornos de sueño
  • Cansancio
  • Alteración del estado general
  • Malestar general, dolor de cabeza.
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Pérdida del apetito.
  • Disminución de la libido
  • Cefaleas

Sus síntomas son de carácter leve y de poca duración. Además, dejan de existir con el correr de los días, normalmente (3).

¿Cuáles son las consecuencias de la astenia primaveral?

Si bien los síntomas que representan la astenia primaveral no son graves, pueden traer consecuencias en nuestra rutina diaria. Entre algunas de ellas, se destacan problemas para la vida laboral y social. También, la astenia puede debilitar el sistema inmunitario, por ese motivo, es fundamental cuidar la alimentación para afrontar esta época con fuerza.

Uno de los signos de esta afección es la pérdida de interés en las actividades diarias.

Un síntoma común es la disminución de la concentración, lo cual puede perjudicarnos en las tareas del día a día. Otra consecuencia puede ser en nuestras relaciones, ya que la astenia nos produce, en muchos casos, irritabilidad en el estado de ánimo y hasta pérdida de la líbido o deseo sexual (4).

Desconcentración

La astenia primaveral puede ocasionarnos problemas de concentración. (Fuente: Piksel: 55952167 / 123rf)

¿Cuándo aparece la astenia primaveral?

La astenia primaveral suele aparecer en edades de 18 a 50 años, siendo más frecuente en las mujeres que en los hombres (5). No aparece después de realizar un gran esfuerzo, como sería lo normal, sino que se manifiesta cuando desarrollamos aquellas actividades que marcan nuestro día a día, incluso las más sencillas.

Si bien no existe evidencia científica que demuestre su relación estricta con la primavera, tras la finalización del invierno, las temperaturas se tornan más cálidas, aumenta la luz diurna y, para muchas personas, esto también puede generar alergias (6). Estos aspectos del inicio de la primavera estarían relacionados con la astenia, generando un problema en la adaptación de algunas personas a estos cambios (8).

¿Cómo saber si tengo astenia primaveral?

El síntoma base con el cual nos podemos dar cuenta si tenemos astenia primaveral es el cansancio intenso. Este cansancio no mejora con el descanso y nos produce problemas en la rutina, como pueden ser la falta de concentración o la pérdida de la memoria.

Otra manera de darnos cuenta si sufrimos de astenia puede ser la falta de apetito o el poco interés en tener relaciones sexuales.
También, se encuentran entre los síntomas más habituales los dolores de cabeza, el dolor de garganta, los dolores musculares y debilidad.

Para algunas personas, los síntomas se presentan de forma muy latente, mientras que otras pueden sufrir solo alguno o ninguno de ellos. Es complicado afirmar cuánto duran los síntomas de la astenia primaveral, aunque los expertos coinciden en que, por lo general, sus efectos no se extienden más allá de las dos semanas.

Tratamiento y prevención de la astenia primaveral

La astenia primaveral, al no ser una enfermedad, sino un problema de adaptación al cambio de estación, no tiene ningún tratamiento médico. Si bien no existen métodos específicos para atenuar su manifestación, hay aspectos a tener en cuenta para poder prevenirla.

Té

La fitoterapia sirve para prevenir los síntomas de la astenia primaveral. (Fuente: Congerdesign: 1410565 / pixabay)

Alimentación

Para prevenir cualquier enfermedad o trastorno es recomendable preparar nuestro sistema inmunitario a través de una buena alimentación. La astenia no es una excepción. Proporcionando a nuestro organismo vitaminas A, E, C y del grupo B, antioxidantes, y minerales, los cuales conseguiremos por medio de verduras de hoja verde, frutas, legumbres y cereales integrales (7), nuestro cuerpo tendrá nutrientes suficientes para combatir la fatiga.

También, es importante incluir en nuestra dieta frutos secos que nos aporten un plus de energía. Otra recomendación es consumir 5 comidas al día, en lugar de 4. Es importante que comas menores cantidades, pero más seguido. Las comidas copiosas disparan los niveles de glucosa y aumentan la somnolencia. Teniendo en cuenta estos criterios de alimentación y manteniendo bien hidratado nuestro organismo, podemos lograr evitar una astenia.

Alimentos recomendados Alimentos NO recomendados
Lentejas: y cualquier otro plato que nos aporte mucha fibra, vitaminas del grupo B y minerales, como el hierro. Café: la cafeína y los estimulantes obligan al páncreas a producir altos niveles de insulina, desencadenando un alto gasto temporal de azúcar, y provocando un bajón más adelante.
Quinoa: rica en fibra, ácido fólico, magnesio, fósforo y manganeso Comida chatarra: la combinación de azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas suelen producir en nuestro organismo sensación de decaimiento, cansancio y pesadez generalizada, potenciando la falta de tono vital.
Frutas y verduras frescas de temporada: este grupo de alimentos ayuda al cuerpo a detoxificar mejor, reducir la sensación de pesadez, aportando frescura, hidratación y sensación de ligereza Bebidas alcohólicas: el exceso de alcohol aporta sensación de letargo y consigue entorpecer la agilidad física y mental al perjudicar al sistema cardiovascular
Frutos secos: son muy energéticos, pero aun con un alto contenido de grasa, esta es saludable y reporta cantidad de beneficios.

Actividad Física

Son numerosos los beneficios que aporta la actividad física a nuestro cuerpo. Si bien una vez que sufrimos de astenia, cuesta mucho realizar ejercicio, mantenerse activo es el mejor antídoto contra el cansancio y el decaimiento.

Realizar ejercicio favorece que nuestro organismo libere endorfinas, neurotransmisores que generan bienestar y mejoran el estado de ánimo, ayudándonos a sentirnos más alegres y positivos, y reduciendo el estrés. Estas actividades siempre deben ser moderadas, ya que, al excedernos, nos pueden generar un cansancio mayor.

Fitoterapia

Con una buena alimentación y acompañado de la actividad física suficiente, podemos combatir la astenia primaveral que afecta a tantas personas. Pero, también, existe un muy buen complemento a estos aspectos, que es el uso de ciertas plantas medicinales.

Para superar el cansancio y adaptarse a los cambios, es recomendable el uso de las plantas adaptógenas. Al ser ricas en Vitamina C, ayudan a atenuar el efecto del cansancio. Alguna de ellas son:

  • Rosal Silvestre: Los frutos del rosal silvestre son especialmente ricos en vitamina C y útiles como suplementación natural para aliviar los síntomas.
  • Ginseg: Tonifica el organismo y le ayuda a superar situaciones de estrés. Provee un aumento de energía
  • Rhodiola: El extracto de Rhodiola rosea es obtenido de la raíz de la planta y tiene efectos adaptógenos que ayudan a combatir el estrés, aumentando la resistencia a actividades físicas y mentales de alto desempeño y teniendo un efecto antioxidante, entre otros beneficios
  • Té Verde: Una de las bebidas más sanas del planeta, con numerosos beneficios. Aporta valiosos antioxidantes y ofrece un suave efecto estimulante, útil para combatir la astenia psicofísica.
  • Saúco: Tiene propiedades desintoxicantes, sobre todo a nivel pulmonar y urinario. Se deja en infusión cuatro cucharadas soperas de flores en un litro de agua hirviendo hasta su enfriamiento.

Conclusión

Si bien, como dijimos, no es un problema grave y desaparece con el correr de los días, la astenia primaveral nos puede afectar en nuestro rendimiento diario. Más aún, de no tratarla correctamente puede alterar nuestros vínculos laborales, sociales y la realización normal y eficiente de nuestras actividades cotidianas.

Por ello, debemos preocuparnos en mantener una buena alimentación, descansar correctamente y realizar una buena rutina de actividad física para atenuar el impacto de la astenia primaveral.

(Fuente de la imagen destacada: Piacquadio : 3767411 / pexels)

Referencias (8)

1. Garrote A., Bonet R. Astenia primaveral [Internet]. Offarm. Vol. 29. Núm. 3. Elsevier. 2015 [2021]
Fuente

2. A. Grasland yo M. EMC - Tratado de Medicina [Internet]. Elsevier; 2015. [2021]
Fuente

3. García SC. Astenia. Síntoma común frecuentemente olvidado. Estudio de 25 casos [Internet]. Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional; 2019. [2021]
Fuente

4. JOVANÍ V, MARTÍN R, FERNÁNDEZ-CARBALLIDO C, IBERO I. Sexualidad en enfermedades reumáticas [Internet]. Unidad de Reumatología - Hospital General de Elda - Alicante; 2010. [2021]
Fuente

5. González JS. Medicina del Trabajo [Internet]. X. Alberic; 2011. [2021]
Fuente

6. Mauro V. Rev. chil. enferm. respir [Internet]. First Spring Meeting: Respiratory Allergy in Clinical Practice; 2014. [2021]
Fuente

7. Rosselli, D. & Rodríguez, G. Astenia y adinamia en un paciente con trastorno esquizoafectivo : no todo está en la mente. [Internet]. 2017. [2021]
Fuente

8. Sánchez JC. CLIMATOTERAPIA: EL APROVECHAMIENTO DEL CLIMA PARA NUESTRO BIENESTAR [Internet]. Instituto Nacional de Meteorología; 2004. [2021]
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Revista especializada
Garrote A., Bonet R. Astenia primaveral [Internet]. Offarm. Vol. 29. Núm. 3. Elsevier. 2015 [2021]
Ir a la fuente
Artículo académico
A. Grasland yo M. EMC - Tratado de Medicina [Internet]. Elsevier; 2015. [2021]
Ir a la fuente
Artículo académico
García SC. Astenia. Síntoma común frecuentemente olvidado. Estudio de 25 casos [Internet]. Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional; 2019. [2021]
Ir a la fuente
Artículo médico
JOVANÍ V, MARTÍN R, FERNÁNDEZ-CARBALLIDO C, IBERO I. Sexualidad en enfermedades reumáticas [Internet]. Unidad de Reumatología - Hospital General de Elda - Alicante; 2010. [2021]
Ir a la fuente
Artículo especializado
González JS. Medicina del Trabajo [Internet]. X. Alberic; 2011. [2021]
Ir a la fuente
Artículo académico
Mauro V. Rev. chil. enferm. respir [Internet]. First Spring Meeting: Respiratory Allergy in Clinical Practice; 2014. [2021]
Ir a la fuente
Artículo académico
Rosselli, D. & Rodríguez, G. Astenia y adinamia en un paciente con trastorno esquizoafectivo : no todo está en la mente. [Internet]. 2017. [2021]
Ir a la fuente
Artículo académico
Sánchez JC. CLIMATOTERAPIA: EL APROVECHAMIENTO DEL CLIMA PARA NUESTRO BIENESTAR [Internet]. Instituto Nacional de Meteorología; 2004. [2021]
Ir a la fuente
Evaluaciones