Ansiedad por comer
Última actualización: 3 julio, 2021

La ansiedad por comer es uno de los principales trastornos alimenticios. Las personas que sufren este tipo de problema sienten una necesidad descontrolada por comer, en cualquier momento de día y a toda hora. Se trata de un trastorno de salud que puede derivar en otros problemas graves, como sobrepeso o enfermedades coronarias.

En general, la ansiedad es un estado emocional que se caracteriza por tener sentimientos de miedo, preocupación, tensión o angustia por algo que va a suceder. A veces, algunas personas sienten la necesidad de combatir esos sentimientos consumiendo grandes cantidades de alimentos, aunque no tengan hambre. En este artículo, te vamos a contar todo lo que necesidad saber sobre la ansiedad por comer: síntomas, consecuencias y tratamiento. ¡Quédate!




Puntos claves

  • Una persona sufre ansiedad por comer cuando necesita alimentarse de manera impulsiva y descontrolada. No lo hace por tener hambre, sino para aliviar algo que le afecta y le inquieta desde el punto de vista emocional.
  • La ansiedad por comer puede tener consecuencias muy negativas para la salud, como el sobrepeso que, a su vez, es el origen de otras enfermedades potencialmente mortales, como cardiovasculares. También, aumenta el colesterol y afecta a la calidad del sueño.
  • Existen técnicas para luchar contra la ansiedad por comer, como elaborar un adecuado plan de comida durante la semana, consumir alimentos saludables, dormir lo suficiente y realizar ejercicios de relajación.

Lo que debes saber sobre la ansiedad por comer

Muchas veces, los pacientes que acuden a una consulta de nutrición no saben que, detrás de los malos hábitos alimenticios, hay algún tipo de trastorno emocional. Es decir, hay gente que padece ansiedad por comer, pero no lo asume como una enfermedad. A continuación, te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre este tipo de alteración emocional que afecta tan negativamente a la alimentación.

Ansiedad por comer

El hambre emocional provocado por la ansiedad aparece normalmente de forma repentina y con una intensidad muy elevada. (Fuente: 4pmproduction: 91906922/ 123rf)

¿Qué es y por qué se produce la ansiedad por comer?

Una persona tiene ansiedad por comer cuando lo hace sin tener hambre. Es decir, cuando una persona siente que necesita comer de manera impulsiva y descontrolada, aunque no tenga apetito, en realidad está buscando calmar algo que le afecta desde un punto de vista emocional.

En estas situaciones, las costumbres y conductas relacionadas con la alimentación no están condicionadas por la necesidad de ingerir alimentos, sino por el estado anímico de la persona, caracterizado por ansiedad, tristeza o nervios. Por tanto, esa persona come, no para saciar sus necesidades físicas sino, más bien, emocionales (2).

Cuando una persona come, libera muchos neurotransmisores, como la dopamina. Esta hace que se sienta bien y genera una sensación de bienestar inmediata, que ayuda a disminuir la emoción de angustia que provoca la ansiedad. Sin embargo, esta sensación dura apenas unos minutos o pocas horas, ya que luego se convierte en culpa. Es decir, el sujeto se siente mal por lo hecho, volviendo a angustiarse y a recurrir a la comida. Un círculo vicioso muy nocivo.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad por comer?

¿Cómo puedes saber si tienes ansiedad por comer? ¿Cómo se manifiesta? El hambre emocional provocado por la ansiedad aparece normalmente de forma repentina y con una intensidad muy elevada. Por ello, es muy difícil resistirse. Aquí, te exponemos algunas señales para identificar la ansiedad por comer:

  • Aparece de forma imprevista y repentina
  • La mente reproduce una serie de imágenes y representaciones de la comida, como su sabor y colores. Por ello, la persona empieza a imaginarse saboreando determinados alimentos.
  • Comer sin ser conscientes del tiempo ni de la cantidad.
  • Normalmente, las ganas de comer se asocian a un tipo concreto de alimentos, como comida basura y grasas.
  • Después de comer, aparecen sentimientos de culpa y arrepentimiento.
  • No estar saciados nunca.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad por comer?

Tenemos claro que la ansiedad por comer es un trastorno emocional que conduce a la persona a alimentarse de manera compulsiva. Esto, con el fin de atenuar un estado de ánimo temporalmente. Es algo difícil de controlar, pero, si somos capaces de entender el origen del problema, estaremos mejor preparados para hacerle frente. Estas son las causas principales del hambre emocional (4):

  • Incapacidad para gestionar las emociones: Muchas personas son incapaces de gestionar sus emociones negativas, porque están acostumbradas a ocultarlas, reprimirlas o contenerlas. Sin embargo, las emociones tienen un peso muy importante, más del que podríamos imaginar, en casos de ansiedad por comer. Esto ocurre porque, tradicionalmente, se nos ha inculcado que las emociones negativas no tienen ninguna utilidad, salvo hacernos sufrir.
  • Baja autoestima: Generalmente, las personas que tienen una baja autoestima suelen sentirse insatisfechas. Por ello, ante un momento de incertidumbre o un problema que les provoque sensación de vacío, intentan llenarlo comiendo y eso los lleva a comer de manera compulsiva.
  • Exceso de autocontrol: Muchas veces, el exceso de autocontrol por reprimir o neutralizar las ganas de comer puede producir que la persona acabe consumiendo una gran cantidad de comida en un intervalo de tiempo muy pequeño.
  • La comida como exclusiva fuente de placer: No hay duda de que la comida genera placer, debido a la dopamina que se libera, como hemos señalado anteriormente. Sin embargo, si el sujeto acaba viendo a la comida como la única fuente de placer y lo único que le proporciona bienestar, entonces algo no va bien. Esto no hará más que introducir a esa persona en un círculo vicioso muy peligroso, en el que necesitará comer más para aliviar su angustia repetidamente.

¿Cómo combatir la ansiedad por comer?

Como ya hemos dicho, combatir la ansiedad por comer es muy difícil, porque se trata de emociones y sentimientos, y estos son difíciles de gestionar. No obstante, a continuación, te ofrecemos una serie de recomendaciones para controlar el hambre emocional (3):

  • Ayuda profesional: En estos casos, cuando ya estás seguro de que padeces ansiedad por comer, lo primero de todo es acudir en busca de ayuda profesional. Es decir, recurrir a una consulta de algún psicólogo que te ayude a manejar y disminuir ese sentimiento que te impulsa a comer de manera ansiosa.
  • Identificar los momentos en los que aparece el hambre: La ansiedad por comer se produce a raíz de algún hecho que te afecta a nivel emocional, como puede ser el estrés, recibir una mala noticia, un mal encuentro con una persona que no deseas ver, la pérdida del empleo o, en el caso de las mujeres, cambios hormonales debido al ciclo menstrual. Saber detectar cuándo aparece la necesidad por comer, te ayudará mucho a prevenir esa situación y crear una estrategia que te permita evitar comer de forma compulsiva.
  • Aprender a gestionar las emociones: Ya te hemos dicho que es un error esconder y reprimir las emociones negativas. Lo que hay que hacer es afrontarlas y percibirlas como señales de que hay algo en tu vida que debes cambiar o mejorar. Gestionar las emociones adecuadamente para encontrar una salida a ese estado emocional reducirá tus niveles de angustia y, por consiguiente, tus ganas de comer.
  • Otras cosas que te creen bienestar: Puedes buscar otras cosas que te generen satisfacción o felicidad, sin las consecuencias negativas de comer por ansiedad. Piensa en algo que te guste, como una actividad, que te permita sentir la misma o parecida sensación de bienestar.
  • Dormir lo suficiente: Dormir las horas suficientes es importante para tener una vida saludable, en general. Pero, en el caso que nos ocupa, no dormir lo suficiente aumenta el cansancio y la ansiedad, elevando la sensación de hambre. Es decir, esta es provocada por la ansiedad, la cual se ve potenciada por la falta de sueño. De esta forma, entras en un espiral muy negativo.

Ansiedad por comer

La ansiedad por comer es un trastorno emocional que conduce a la persona a alimentarse de manera compulsiva. (Fuente: Jetsam86: 105796691/ 123rf)

¿Por qué aparece ansiedad por comer durante el embarazo?

Muchos expertos coinciden en tres motivos principales por los que aparece la ansiedad por comer durante el embarazo:

  1. Durante la primera mitad del embarazo, todos los nutrientes que consume la mujer se dirigen hacia las células en fase de multiplicación para formar los órganos del feto. Esto hace que disminuyan las concentraciones de plasma y el cuerpo necesite restablecerlas. Por eso, aparece la sensación de hambre más rápidamente.
  2. Cuando la madre atraviesa la segunda mitad del embarazo, los órganos ya están creados y empiezan a crecer. En este momento, se produce una resistencia a la insulina y los niveles de glucosa aumentan y se dirigen a alimentar al bebé. De manera continua, el bebé se está alimentando a través del cordón umbilical. Esto explica que la mujer padezca ansiedad por comer durante el embarazo.
  3. Por otro lado, existe un factor psicológico. El embarazo supone un momento de liberación de cualquier dieta para la mujer, sobre todo, en aquellas que siguen dietas estrictas. Durante el embarazo, no tienen que preocuparse por la línea ni por su figura, es un momento feliz de su vida y aprovechan para comer más.

¿Cuáles son las consecuencias de la ansiedad por comer?

La ansiedad por comer puede tener consecuencias graves para la salud. Cuando una persona come por ansiedad, suele ingerir alimentos procesados y con calorías vacías, con bajo nivel nutritivo y altos niveles de azúcares, grasas y sal.

  • Sobrepeso: La ansiedad por comer puede hacer que aumentes de peso notablemente. El sobrepeso es el origen de muchas enfermedades potencialmente mortales, sobre todo, las enfermedades cardiovasculares. Una persona con sobrepeso tendrá más posibilidades de sufrir una enfermedad coronaria, diabetes, cáncer, hipertensión y otros problemas.
  • Colesterol: Está estrechamente ligado con las enfermedades coronarias, problemas en las arterias y en la circulación y la hipertensión. Una presión arterial alta aumenta los riesgos de sufrir una trombosis, derrames cerebrales o infartos.
  • Calidad del sueño: Los síntomas de la ansiedad por comer aparecen, a menudo, por la noche, lo cual repercute negativamente en las horas que duermes y en la calidad del sueño. Comer antes de irte a la cama no deja espacio para hacer la digestión y eso aumenta las posibilidades de sufrir insomnio. Para evitarlo, lo mejor es hacer una buena cena al menos tres horas antes de irse a la cama, con alimentos ligeros y saludables.
  • Otras patologías: La ansiedad por comer hace que ingieras los alimentos de forma rápida y sin masticar lo suficiente. Esto se traduce en otras patologías, como grasas, obstrucciones, diarreas o estreñimiento.

¿Cómo se diagnostica la ansiedad por comer?

Este no es un momento agradable. Puede que te resulte difícil hablar con tu médico de este tema, pero es un paso importante. Te hará algunas preguntas sobre tus síntomas y antecedentes médicos y deberás responder de la manera más honesta posible. Esta es una buena forma de pedir ayuda.

Igualmente, es posible que tu médico te pida que unos análisis de sangre, orina u otro tipo de pruebas para detectar otros problemas de origen cardíaco o alguna enfermedad de la vesícula biliar, provocada por la ansiedad por comer.

Tratamiento y prevención de la ansiedad por comer

Aunque la ansiedad por comer es difícil de gestionar y puede provocar problemas graves para la salud, existen soluciones para hacerle frente. Por un lado, te vamos a recomendar algunos tratamientos farmacológicos y, por otro, te daremos algunos consejos para superar la comida por ansiedad.

Ansiedad por comer

Puede que te resulte difícil hablar con tu médico de este tema, pero es un paso importante. (Fuente: Luemuang: 129140010/ 123rf)

Tratamientos farmacológicos

A la hora de tratar un problema como la ansiedad por comer, debes tener claro que se trata de un problema psicológico, algo que está en tu mente y que te genera una sensación de angustia o preocupación.

Lo primero que te indicará tu médico será algún tipo de tratamiento psicológico, como puede ser tomar algún antidepresivo. Estos ayudan a combatir cualquier trastorno, en este caso, alimenticio. Hay otros medicamentos como los supresores del apetito (1). Estos tratamientos solo deben seguirse bajo la tutela de un especialista.

Cambios en los hábitos alimenticios

Una buena manera de controlar la ansiedad por comer es cambiando tus hábitos alimenticios. Nosotros te proponemos los siguientes consejos:

  • Plan de comidas semanal: Establece un plan de comida para cada día de la semana. Es importante que tu mente sepa que estás bien alimentado, así evitarás ese apetito repentino y compulsivo. A través de un menú diario, tendrás claro qué vas a comer y a qué hora.
  • Alimentos saciantes: Es importante que incluyas en tu menú alimentos saciantes que eliminen el apetito. Del mismo modo, si te siguen entrando ganas de comer por ansiedad, escoge un alimento saludable. Así, tu salud no se resentirá.
  • No comas azúcar: Esto es más difícil, porque ya hemos visto cómo la ansiedad por comer te lleva a consumir alimentos cargados de azúcar, como los dulces procesados. Por ello, te recomendamos que no tengas este tipo de productos en casa y los sustituyas por otros más saludables, como frutas o yogures.
  • Comer adecuadamente durante el día: Así, evitarás tener hambre incontrolable de noche o ingerir alimentos antes de dormir. Igualmente, cenar temprano y comer alimentos ricos en proteínas, como huevos, carne o pescado.
  • Mantener unos horarios fijos: Acuéstate a la misma hora todos los días.
  • No consumir bebidas estimulantes: Evita el alcohol, el café y este tipo de líquidos a partir de la tarde.
  • Tomar un snack casero preparado y congelado.

Técnicas para calmar la ansiedad por comer

Por último, queremos proporcionarte algunas técnicas o hábitos que pueden ayudarte a calmar la ansiedad por comer:

  • Practica deporte: El ejercicio físico es un hábito muy recomendable para conseguir reducir la ansiedad y vivir de una forma más optimista y positiva. Esto puede ayudarte a regular tus problemas emocionales y, así, reducir estos ataques de hambre.
  • Evitar ver la televisión y utilizar dispositivos móviles: La iluminación de las pantallas estimula y retrasa el sueño.
  • Ejercicios físicos y de relajación: Realizar ejercicios físicos de forma moderada puede ayudarte a aumentar los niveles de dopamina y disminuir la tensión. Del mismo modo, los ejercicios de relajación pueden ayudarte a reducir la tensión y calmar tu estado de ánimo. Esto, a su vez, te permitirá reducir tu nivel de ansiedad y, por tanto, tener ganas de comer.
  • Beber mucha agua: Una manera de mitigar la sensación de hambre es bebiendo mucha agua. En esos momentos en los que aparecen las ganas de comer, tomar agua puede ayudarte a disminuir temporalmente la ansiedad por comer.
  • Mantener la mente ocupada: Por último, otra técnica para controlar la ansiedad por comer es mantener la mente distraída en los momentos en los que se manifiesta el hambre. Esta puede ser una buena estrategia, desviando la atención con actividades como leer un libro, practicar deporte, ver una película o serie o jugar con tu consola de videojuegos.
  • Crear un ambiente agradable y relajante en la habitación

Conclusión

La ansiedad por comer es un problema más serio de lo que puedas pensar. Detectarlo a tiempo, puede ser crucial para evitar consecuencias más graves para la salud. Si tienes una necesidad de comer compulsivamente, es muy probable que se deba a algún problema emocional que no consigues aliviar de otra manera que por medio de la comida.

Para combatir la ansiedad por comer, lo primero que hay que hacer es acudir a un profesional que te ayudará y te recomendará algún tratamiento. Pero, además, puedes adoptar una serie de hábitos alimenticios, gestionar las emociones negativas o realizar algunas técnicas, como practicar ejercicios de relajación, preparar snacks saludables o hacer deporte.

(Fuente de la imagen destacada: Dumlao: D4GjwNpXtV0/ Unsplash)

Referencias (7)

1. Apovian CM;Aronne LJ;Bessesen DH;McDonnell ME;Murad MH;Pagotto U;Ryan DH;Still CD.
Fuente

2. Agras, W. S. (2000). Eating disorders. In A. E. Kazdin (Ed.), Encyclopedia of Psychology (Vol. 3, pp. 120–124). American Psychological Association.
Fuente

3. Fairburn, C.G. (1995). Overcoming Binge Eating. New York: Guilford Press.
Fuente

4. Dingemans AE, Bruna MJ, van Furth EF. Binge eating disorder: a review. Int J Obes Relat Metab Disord. 2002;26(3):299–307.
Fuente

5. Godoy F. Trastorno del comedor compulsivo: Incorporación del concepto en la salud pública chilena. Rev Chil Nutr Vol. 42, Nº4, Diciembre 2015 [2021]
Fuente

6. Silva J.R. Sobrealimentación Inducida por la Ansiedad Parte 1: Evidencia Conductual, Afectiva, Metabólica y Endocrina [Internet]. Terapia Psicológica. Sociedad Chilena de Psicología Clínica. Vol. 25, núm. 2. 2007 [2021] pp. 141-153
Fuente

7. Cuadro E, Baile, J.I. El trastorno por atracón: análisis y tratamientos [Internet]. Revista Mexicana de Trastornos Alimentarios (UNAM) - vol. 6, núm. 2, 2015 [2021] pp. 97-107
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Apovian CM;Aronne LJ;Bessesen DH;McDonnell ME;Murad MH;Pagotto U;Ryan DH;Still CD.
Ir a la fuente
Artículo científico
Agras, W. S. (2000). Eating disorders. In A. E. Kazdin (Ed.), Encyclopedia of Psychology (Vol. 3, pp. 120–124). American Psychological Association.
Ir a la fuente
Libro
Fairburn, C.G. (1995). Overcoming Binge Eating. New York: Guilford Press.
Ir a la fuente
Artículo científico
Dingemans AE, Bruna MJ, van Furth EF. Binge eating disorder: a review. Int J Obes Relat Metab Disord. 2002;26(3):299–307.
Ir a la fuente
Artículo científico
Godoy F. Trastorno del comedor compulsivo: Incorporación del concepto en la salud pública chilena. Rev Chil Nutr Vol. 42, Nº4, Diciembre 2015 [2021]
Ir a la fuente
Artículo científico
Silva J.R. Sobrealimentación Inducida por la Ansiedad Parte 1: Evidencia Conductual, Afectiva, Metabólica y Endocrina [Internet]. Terapia Psicológica. Sociedad Chilena de Psicología Clínica. Vol. 25, núm. 2. 2007 [2021] pp. 141-153
Ir a la fuente
Artículo científico
Cuadro E, Baile, J.I. El trastorno por atracón: análisis y tratamientos [Internet]. Revista Mexicana de Trastornos Alimentarios (UNAM) - vol. 6, núm. 2, 2015 [2021] pp. 97-107
Ir a la fuente
Evaluaciones